Sucesos

Detenido por robar la perra guardiana de un cortijo granadino

  • El arrestado, vecino de El Ejido, fue interceptado por la Guardia Civil de Bérchules tras llevarse una American Sataffordshire de Busquístar e intentar ocultarla diciendo que se llamaba Boby era el can de un amigo

La perra American Sataffordshire demostró ser extraordinariamente dócil. La perra American Sataffordshire demostró ser extraordinariamente dócil.

La perra American Sataffordshire demostró ser extraordinariamente dócil. / G. H.

La Guardia Civil ha detenido a un vecino almeriense de El Ejido de 29 años al que sorprendió en un control de carretera con un perro, una motocicleta y una bicicleta que habían sido robados en un cortijo de la localidad granadina de Busquístar, en la Alpujarra, durante la madrugada del pasado 16 de julio.

El joven ahora detenido forzó con una palanqueta el candado que cerraba la cancela de acceso al cortijo y una vez dentro robó una bicicleta de montaña, una motocicleta de cross sin matrícula y una perra de raza American Sataffordshire, considerada potencialmente peligrosa, aunque esta demostró ser extraordinariamente dócil.

El detenido cargó la motocicleta y la bicicleta robadas en el maletero del coche y a la perra la sentó el asiento del copiloto y emprendió el camino de regreso a El Ejido.

Poco después, sobre las 4:00 horas, una patrulla de la Guardia Civil de Bérchules interceptó el vehículo en el que viajaba a la altura del kilómetro 25 de la carretera A-4130.

También robó una motocicleta y una bicicleta que cargó en el maletero del coche

Los agentes al ver los asientos abatidos y el maletero parcialmente abierto y dentro una bicicleta y una moto, le pidieron que acreditara que era el propietario de ambas, a lo que contestó que eran de un amigo, igual que el perro, del que dijo que se llamaba Boby, aunque los agentes comprobaron que no era un macho, sino una hembra.

Los guardias civiles recelaron que todo pudiera ser robado y decidieron intervenir la motocicleta y la bicicleta y quedarse con el perro hasta que "el amigo" del sospechoso pudiera acreditar que era el propietario. Y mientras tanto hicieron las pesquisas oportunas para averiguar si el animal y ambos vehículos habían sido robados y dónde.

Como en el momento en el que fue interceptado el ahora detenido aún no había denuncia del robo, la Guardia Civil no tuvo más remedio que dejarle seguir después de haberlo identificado.

Al día siguiente la Guardia Civil de Bérchules averiguó que la víctima había acudido al acuartelamiento de la Guardia Civil de Trevélez a denunciar el robo de su perra Dala, de la moto y de la bicicleta, demostrando con documentación que era el propietario.

La Guardia Civil localizó al presunto autor del robo cuatro días después y lo detuvo como presunto autor de un delito de robo con fuerza en las cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios