Desayuno de redacción

La educación, un factor clave en el futuro del olivar

  • Los principales actores del sector se reúnen para analizar las necesidades de uno de los ámbitos que más riqueza genera en Andalucía

Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por Granada Hoy. Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por Granada Hoy.

Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por Granada Hoy. / Álex Cámara

Una mejor información al consumidor, educar a la sociedad sobre la calidad de los productos, los paneles de cata y la necesidad de la unión en el sector, fueron los principales temas que se trataron en el Desayuno de Redacción sobre el olivar que organizó Granada Hoy con el patrocinio de DCOOP. Un evento que se celebró en las instalaciones de la Cámara de Comercio y que contó con la presencia de los distintos actores de un sector que es uno de los pilares de la economía andaluza.

Invitados

Moderado por la jefa de información local del diario Granada Hoy, Lola Quero, al acto acudieron María José Martín, delegada de Agricultura y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Granada; Rafael Sánchez de Puertas, director general de DCOOP; Ignacio Jesús Lorite Torres, coordinador del área de Agricultura y Medio Ambiente del Centro Ifapa; Antonio Segura Carretero, catedrático de la Universidad de Granada; Manuel Torreglosa Pérez, director de relaciones institucionales de Carrefour y María Lourdes Arrabal Martínez, responsable del gabinete técnico de Caja Rural Granada.

El papel de las Administraciones Públicas, de la banca, de los canales de distribución así como de los investigadores y, sobre todo, los productores, fueron asuntos que se trataron en un ambiente cordial aunque con diferencias, como no puede ser de otra manera, por los distintos puntos de vista que surgieron.

España goza del liderazgo en el mercado del aceite en países como Estados Unidos

Abrió la jornada María José Martín, que se centró en la importancia de ofertar un aceite de oliva “de calidad” que lo diferencie de otros productos de un nivel inferior que existen en el mercado. La delegada apostó por la unidad del sector porque “todos formamos parte de un mismo proyecto y hay que tener claro que a los consumidores hay que educarlos para que conozcan nuestros productos”.

La educación

Una educación que, desde su punto de vista, es fundamental porque “cuando educamos, transmitimos que el producto tiene una calidad que hace que el precio, por lo menos, se valore”. De ahí que su mensaje fuese claro: “Debemos ir pensando qué se puede hacer para mejorar, pero hay que ser ambiciosos y dedicarle a los menores formación”. Y entre esos aspectos, Sánchez de Puertas sentenció indicando que “la clave es que haya educación. Si existiera en los colegios una asignatura de Educación Nutricional sería fundamental pues tendría un gran efecto y sería determinante”.

Los invitados participaron activamente en la jornada sobre el olivar. Los invitados participaron activamente en la jornada sobre el olivar.

Los invitados participaron activamente en la jornada sobre el olivar. / Álex Cámara

Un futuro que Rafael Sánchez de Puertas, director general de la cooperativa DCOOP, ve positivo porque “viene una expansión aún más grande de la que hemos tenido y ello es fruto de que las cosas se están haciendo bien”. En ese sentido, uno de los máximos responsables de la empresa que reúne a 120 cooperativas y en la que 75.000 familias están representadas, declaró que en Andalucía “tenemos unas condiciones propicias para seguir creciendo que además vienen acompañadas por el incremento del consumo”.

Sánchez de Puertas fue tajante al afirmar que la calidad no es cara porque el aceite de oliva “es un producto muy barato para lo que da de sí una botella. El problema de este año es que tenemos que vender 1,8 millones de toneladas de aceite más las 300.000 del año pasado”.

En Andalucía hay cultivos sostenibles a nivel medioambiental, económico y social

Pero no todo está como se desearía en el sector. Existen problemas. Uno de ellos es el precio del aceite. Y así lo reconoció el representante de DCOOP. “Tenemos que aprender a autorregularnos para cuando haya campañas deficitarias en las que los precios se disparan”, matizó.

Problemas

Otro de los aspectos a mejorar es la información al consumidor final respecto a las propiedades que tiene el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). Un asunto que supuso un punto de desencuentro entre Rafael Sánchez y el Catedrático de la Universidad de Granada, Antonio Segura. El primero aludió a la legislación europea, que prohíbe indicar en las etiquetas de las botellas que se trata de un producto cardiosaludable. Por contra, el representante de la UGR dejó claro que “ninguna empresa ha dado un solo paso para que en el etiquetado del aceite de oliva aparezcan esas características. Es un desperdicio no aprovechar una información única que sólo la han tenido en cuenta cuatro o cinco productores y de manera puntual”.

Los jóvenes

Una información que en muchos casos es precaria tal y como argumentó Manuel Torreglosa Pérez, director de relaciones institucionales de Carrefour. Y así lo indica una encuesta que refleja que entre los 18 y 39 años, el consumo de AOVE es menor que en el tramo entre 40 y 64, lo que significa que “la población joven consume menos y demanda información en el etiquetado, por lo que es importante”.

De ahí, que Carrefour lleve a cabo más de 100 medidas con sus clientes “para enseñarles hábitos saludables”. Y entre ellas destacan acciones con los más pequeños para educarlos desde la base porque para Torreglosa “los alimentos saludables son nuestra bandera y el consumo ecológico una preocupación”, de ahí que “Carrefour esté liderando la transición alimentaria”.

Panel de cata

El panel de cata fue otro de los temas estrella del desayuno. Un asunto que genera mucha polémica con versiones muy distantes según las partes. El director general de DCOOP apuntó que “el sector del olivar es el único a nivel mundial que tiene un control oficial en olor y sabor”. Sin embargo, recordó que en su cooperativa cuentan con varios estudios que demuestran que “una misma muestra, en distintos paneles da resultados diferentes. Incluso, la misma prueba en momentos distintos”.

Una preocupación que se acentúa pues, tal y como declaró, “hoy en día, el 50% del fraude alimentario de la Unión Europea está relacionado con el aceite de oliva”. Y eso es un gran problema. Además, también aportó que existe un informe de la OCU que indica que la mayor parte del aceite de oliva que se vende “se hace de manera fraudulenta. Pero eso no es cierto pues estaríamos en una situación de absoluto caos”.

Las instalaciones de las Cámara de Comercio acogió el desayuno. Las instalaciones de las Cámara de Comercio acogió el desayuno.

Las instalaciones de las Cámara de Comercio acogió el desayuno. / Álex Cámara

Por tanto, apostó por una prueba que se aplique “con seguridad jurídica para tranquilidad del que vende, el que compra y finalmente el consumidor”. En el debate contó con un apoyo y fue el de Antonio Segura que avanzó que “hoy hay herramientas analíticas que superan con creces cualquier olfato y gusto para hacer perfiles del producto, lo que hace que el panel de cata se pueda quitar”.

Sostenibilidad

Por su parte, Ignacio Jesús Lorite Torres, coordinador del área de Agricultura y Medio Ambiente del Centro Ifapa, puso énfasis en la sostenibilidad del sistema con el objetivo de “superar las amenazas del futuro. Tenemos las condiciones adecuadas para el cultivo del olivo en Andalucía pero el cambio climático puede afectar al futuro del sector tal y como lo conocemos actualmente”.

Investigación

Por ello, resaltó que “hay que dar un pase adelante hacia la investigación tanto pública como privada” y, sobre todo, “producir más pero con mayor calidad y que tenga un impacto medioambiental menor”. De ahí que afirmara que “el aceite de oliva tiene una gran ventaja y es que puede adaptarse a los gustos del consumidor, por lo que en la mano del agricultor está el producir aceite de calidad”. Por último, invitó a que “la investigación, la transferencia y la divulgación vayan de la mano”.

La unidad del sector fue uno de los temas que se trataron al estar muy segmentado

Una visión más cercana al agricultor fue la que ofreció María Lourdes Arrabal Martínez, responsable del gabinete técnico de Caja Rural Granada. Como como cooperativa de crédito, resaltó que “entendemos mejor que nadie a las cooperativas del aceite y conocemos sus problemas”. Uno de ellos es la despoblación, dado que la agricultura la suelen llevar personas mayores. Además, existe mucha estacionalidad por lo que “hay que intentar desarrollar iniciativas para fijar la población de forma que haya trabajo en los pueblos durante todo el año”. Entre los productos que ofrece Caja Rural destacan los préstamos de campaña y anticipos a la ayuda de la PAC. Porque para la representante de la caja “la mayor parte de las cooperativas trabajan con nosotros y es que la agricultura es como nuestro niño pequeño al que cuidamos porque lo tenemos muy cercano”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios