loja

La sexta escuela de pastores se vuelca con la oveja lojeña y la cabra murciana

  • Esta nueva edición busca profesionales con experiencia en la ganadería extensiva

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, presentó ayer en Loja la sexta edición de la Escuela de Pastores de Andalucía, organizada por dicha Consejería en colaboración con la de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y centrada este año en la ganadería ovina y caprina de extensivo, "tan importante en esta zona del Poniente Granadino", comentó Ortiz. Tras la primera edición de esta acción formativa en la provincia, que tuvo lugar en 2010, y cuya protagonista fue la oveja segureña, esta nueva escuela para pastores y pastoras se orienta hacia la oveja lojeña y la cabra murciano-granadina.

Carmen Ortiz animó a inscribirse en esta "completa actividad formativa" a todas aquellas personas que quieran encontrar "una oportunidad laboral en el ámbito de la ganadería y en un entorno privilegiado". En ese sentido, el plazo para solicitar una de las 20 plazas disponibles para nuevos pastores permanecerá abierto hasta el día 28 de marzo.

El curso consta de un total 540 horas lectivas (300 horas teórico-prácticas y 240 horas de formación en explotaciones) que comienzan el día 11 de abril en las instalaciones del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) del Poniente Granadino, ubicadas en Loja.

La consejera explicó que esta acción es "eminentemente práctica" y por ello necesita del conocimiento de pastores y ganaderos expertos de la zona. Con este fin se organiza un curso específico de formación de pastores tutores para colaborar en esta edición, clases que se impartirán entre el 11 y el 13 de abril. "Buscamos profesionales con experiencia en ganadería extensiva, de carácter dinámico y que conozcan las nuevas tecnologías", añadió.

El aspecto formativo de esta sexta edición está coordinado por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) en colaboración con la Asociación de Ganaderos Criadores de la Raza Ovina Lojeña del Poniente Granadino y expertos en diversos ámbitos relacionados con esta actividad económica.

Entre los objetivos que persigue esta actividad formativa, la consejera destacó la generación de una alternativa laboral en el ámbito ganadero, "favoreciendo así el necesario relevo generacional"; potenciar el conocimiento de los procesos para aumentar el valor de los productos y contribuir a la conservación de las razas autóctonas que corren riesgo de desaparecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios