Accesibilidad

Una playa para todos

  • Casi 200 personas hacen uso del baño adaptado de Cruz Roja durante el verano en Motril

Álvaro es asistido por integrantes de la cruz roja para darse un baño Álvaro es asistido por integrantes de la cruz roja para darse un baño

Álvaro es asistido por integrantes de la cruz roja para darse un baño / Alba Feixas (Motril)

Álvaro es un joven motrileño que sufre de nacimiento una parálisis cerebral. Antonio lleva 12 años enfermo de un ictus que le provocó una inmovilidad prácticamente total. Ambos, aunque a distancia, coinciden muchos días en Playa Granada y pueden disfrutar de su amor por el mar. Gracias a Cruz Roja tienen a su disposición el servicio de baño asistido que esta entidad ofrece a toda aquella persona o institución que lo precisa y necesita.

Y es que algo tan simple y normal como darse un baño en la Costa Tropical o legar a la orilla de la playa es algo que para muchas personas supone un gran reto, sea por la avanzada edad o por la discapacidad que tienen. Muchos usuarios son los que ven casi imposible realizar una acción tan cotidiana en verano como

Álvaro es transportado hasta el agua Álvaro es transportado hasta el agua

Álvaro es transportado hasta el agua / Alba Feixas (Motril)

que llevamos de verano Cruz Roja ha ayudado a cerca de dos centenares de personas a disfrutar del baño adaptado en Playa Granada con un servicio puesto en marcha con el que pretenden acercar el mar a aquellas personas que no tienen la posibilidad de hacerlo por sí mismos, incluso poniendo a su disposición un vehículo para el desplazamiento hasta el agua.

Para muchos de los voluntarios o integrantes del servicio socorrismo con el que cuenta la Cruz Roja en Motril estas personas se han convertido en un miembro más de su familia, ya que están con ellos en todo momento acompañándoles o dispensándoles una ayuda durante el baño.

Uno de los usuarios de este servicio Álvaro Salvador, un joven motrileño de 16 años que llevaba tres sin poder pisar la playa, al no contar con un vehículo adaptado para poder trasladarse, lo ha solucionado gracias a la iniciativa de la Cruz Roja y ya puede disfrutar un baño una vez en semana.

Antes era imposible venir a la playa porque no teníamos forma de hacerlo y a Álvaro le encanta el agua” explica a Granada Hoy Ángeles Molina, madre del joven , que añade que “hablamos con Cruz Roja y gracias a ellos ahora podemos bajar a la playa porque vienen a recogernos con el coche especial que tienen y nos facilitan las cosas”.

Desde este verano, Álvaro, junto a su madre y su hermana, disfruta cada semana de la silla anfibia, que le permite bañarse en la playa mientras disfruta con el balanceo de las olas. “Le encanta el agua, es uno de los momento más felices del día para él”, dice su hermana mientras se da un baño acompañado del personal especializado con el que cuenta la institución humanitaria.

Antonio Pardo baja dos días a la playa Antonio Pardo baja dos días a la playa

Antonio Pardo baja dos días a la playa / Alba Feixas (Motril)

A pocos metros de Álvaro está Antonio, ha venido desde Armilla junto a su mujer que aprovechan las vacaciones de agosto para “darse un remojón”.

Antonio Pardo lleva 12 años enfermo debido un ictus que le provocó una parálisis prácticamente total, explica su hija Josefina, “el año pasado tenía mucho miedo de meterse en el agua por su situación, pero este verano hemos conseguido que se meta gracias a los voluntarios de Cruz Roja y la silla anfibia y todo son facilidades”.

Bajamos cada dos días a la playa porque a mi padre le gusta mucho y desde que ha descubierto lo seguro y cómodo que va en la silla, más todavía”, añade esta granadina que no puede dejar de agradecer el trabajo de los voluntarios.

Pero no sólo gente de la provincia aprovecha este servicio tan demandado y que facilita el baño, ya que son muchas residencias de diferentes puntos de Andalucía las que disfrutan del servicio, como la Residencia Asistencial Geriátrica de Cazalilla (Jaén), que llevan tres años utilizando las playas de Motril para que sus residentes puedan disfrutar del verano.

“Este año hemos venido 17 residentes junto con 5 monitores y varios miembros de Cruz Roja Jaén para disfrutar de un día en la playa de Motril”, explica la coordinadora de actividades de la residencia, Virginia Aguilera.

La Cruz Roja Española en Motril ofrece desde el inicio de la temporada de verano el servicio de baño adaptado en silla anfibia, que estará en funcionamiento hasta mediados de septiembre y a disposición de las personas que soliciten su uso.

El objeto del proyecto es favorecer la participación y el desarrollo personal de las personas con movilidad reducida. Para ello, Cruz Roja Española facilita a través de esta actividad el acceso a la playa, para de esta forma evitar su aislamiento y fomentar la confianza en su autonomía personal y su integración en el medio natural.

Los participantes que lo deseen disponen de un servicio de transporte adaptado desde el lugar donde se encuentra hasta el punto de la playan donde se realiza la actividad.

Una vez en la playa las personas estarán acompañados por voluntarios de Cruz Roja que ayudarán en el desplazamiento a la orilla, en el acceso a la silla anfibia y al mar, custodiadas en todo momento por socorristas acuáticos y voluntarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios