Arreglos de ropa

Vuelta a los oficios tradicionales

Una de las consecuencias de la crisis es el regreso de oficios tradicionales como el de la reparación de zapatos o el de los arreglos de vestuario. Retoucherie de Manuela, cadena con más de cien establecimientos en toda España, no ha notado la crisis. Porque la gente, antes que tirar o donar la ropa, prefiere reciclarla. “Notamos que hay crisis porque en época de bonanza hemos tenido mucho negocio con arreglos de ropa nueva, sobre todo de bajos y cinturones, y ahora es la ropa usada la que manda”, afirma Miguel Ángel Alonso, director de Comunicación de esta cadena de franquicias. “Ahora llega mucha gente con el traje de comunión o de las bodas para que lo transformemos y se pueda usar de diario. Se trata de aprovechar al máximo las prendas”, afirma. Gertrudis Ortega regenta Luna, un negocio en Málaga. Nota que está recibiendo más encargo, sobre todo para arreglar artículos de lujo. “Ahora prefieren recuperar un vestido viejo antes que comprar uno nuevo; por seis euros le doy la vuelta al cuello de una camisa de marca”. Por su lado, María Vernal regenta una escuela de corte y confección ubicada en Cádiz. Cuando se le habla de crisis, María sabe que es una “enfermedad” que todos padecemos, pero reconoce que muchos se ven beneficiados de ella en cierta manera. Aunque reconoce que no es asunto que a nadie guste y del que nadie se alegre, la responsable de la Escuela Vernal confiesa que desde el año pasado a este la situación de su empresa ha cambiado a mejor. María afirma que entre 2007 y 2008 ha aumentado el número de matriculaciones en su centro de formación. “Aquí es cierto que no cosemos para la calle, como se dice popularmente en Cádiz. Aquí, en la Escuela Vernal formamos a los alumnos para que sepan coser y confeccionar ropa”. Ella misma se encargó de buscar la relación entre la crisis económica y el aumento de su cartera de clientes. “Noto que la gente viene aquí a aprender a coserse su propia ropa para defenderse en sus propios hogares sin tener que acudir a nadie de la calle o incluso para evitar tener que comprar más ropa de la cuenta”, asegura la costurera gaditana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios