Historia

La revolución del sector B-XII

Para la historia del cooperativismo, las marismas servirán como un ejemplo a seguir. En marzo del 78 el SOC convocó a los jornaleros de Lebrija para ocupar fincas de las marismas que no eran explotadas. El alcalde dimitía por la situación de paro. La zona era un polvorín. Hoy es una de las zonas agrícolas que logra extraer una mayor rentabilidad a sus productos. El sector B-XII de la Zona Regable, que es la denominación administrativa de esta zona, fue parcelada el mismo año 78 y entregada a trabajadores agrícolas mediante contratos de concesión por parte del Instituto de Reforma Agraria. Lo que supuso un fracaso en muchas partes de Andalucía, aquí fue un éxito rotundo. Aquellos que habían recibido tierras crearon una cooperativa para la compra colectiva de abonos, semillas, fitosanitarios, maquinarias, etcétera. Primero fue el algodón. En el 84 los cooperativistas instalaron su propia desmotadora para generar beneficios industriales. En el 89, se impulsó el cultivo de tomate con destino a su transformación industrial para la fabricación de concentrado de tomate. Ellos lo cultivan, transforman y comercializan. El beneficio, para la colectividad. Lejos queda aquel año 78 y aquellos jornaleros que ocupaban fincas son hoy empresarios del tomate.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios