Aves migratorias

El último vuelo antes del Magreb

  • El observatorio del Algarrobo y Cazalla, en Cádiz, son los mejores puntos para ver a las aves cruzar el Estrecho de Gibraltar. Coletivos medioambientales celebran el 4 de octubre el Día Mundial de las Aves

Con la llegada del otoño, las aves migratorias abandonan el centro y el norte de Europa en busca de un hábitat más cálido. Atrás dejan las zonas donde nacieron sus crías porque pronto se acortarán las horas de luz, se enfriará el ambiente y será más difícil encontrar alimentos, ocultos bajo la nieve. Es un ciclo vital perfectamente diseñado.

Algunos pájaros terminan su viaje en las costas atlánticas europeas; muchos optan por continuar hacia sectores más térmicos como la Península Ibérica y el Magreb; y otros alcanzan incluso la África transahariana. De este modo, el Estrecho de Gibraltar se convierte en un lugar estratégico para observar el incesante trasiego de aves camino de su destino. Además, “el Estrecho juega un papel muy importante en el viaje de las aves planeadoras”, anuncia Francisco Moyano, del Colectivo Ornitológico Cigüeña Negra (COCN), porque las cigüeñas, milanos, buitres y aguilillas calzadas aprovechan los flujos de aire caliente que ascienden desde el suelo recalentado por el sol para elevarse a una gran altura y deslizarse con un rumbo fijo. Según el biólogo, “con este particular sistema de navegación, son capaces de recorrer grandes distancias con escaso esfuerzo”.

El comienzo del otoño y la primavera son dos momentos claves en la migración de las aves y también en el turismo ornitológico. Ante esto, la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, ha anunciado que la Junta apoyará su desarrollo. Este tipo de turismo también se ve favorecido por el Día Mundial de las Aves, que se celebra el próximo sábado. Asociaciones como Sociedad Española de Ornitología (SEO) y COCN preparan actividades como la práctica de anillamiento científico para el fin de semana que viene, “con el objetivo de acercar el mundo de las aves a los ciudadanos y dar a conocer las amenazas a las que se enfrentan”, explica un portavoz de SEO en Andalucía.

El turismo ornitológico se puede practicar durante todo el año, pero las especies son distintas en cada mes. En octubre se apreciará el paso de paseriformes, entre los que están los mirlos y las golondrinas, y, durante la segunda quincena del mes, fringílidos, jilgueros, verderones y pardillos, aves que se pueden divisar en las zonas gaditanas de La Janda, el Valle del Santuario o Los Lances. También comenzarán a verse grandes bandos de limícolas y flamencos en los humedales gaditanos, zona donde pasarán el invierno. En el mes de noviembre suelen cruzar el Estrecho buitres leonados y alcatraces. Y antes de fin de año, en diciembre, se verán lechuzas campestres en las marismas y distintas aves marinas pescando en las costas gaditanas y onubenses.

Los grandes pájaros pueden detectarse desde muy lejos con la ayuda de prismáticos y catalejos, especialmente si vuelan en bandos. No obstante, los mejores observatorios se encuentran ubicados cerca de la carretera nacional 340, entre Tarifa y Algeciras. Entre ellos destacan dos: el de la Sierra del Algarrobo, al este, y el de Cazalla, al oeste. Pero estos lugares no se pueden elegir al azar, hay que pensar en el viento. Así, es conveniente situarse en un punto de observación al este si sopla el poniente y al oeste si sopla el levante.

En el caso de las aves no planeadoras, especies de menor tamaño, es muy difícil divisarlas a más de 200 ó 300 metros. “Esto obliga a situarse justo en el lugar por donde pasan para contemplarlas, por ejemplo, la playa de La Atunara en la Línea de la Concepción y de Los Lances en Tarifa”, señala el portavoz de SEO. Para ver este tipo de pájaros hay que madrugar, ya que concentran su paso durante las primeras horas de la mañana, aunque algunas especies como las golondrinas suelen moverse a lo largo del día. Por su parte, las aves planeadoras esperan a que se formen los flujos de aires calientes, conocidos como térmicas, en las horas centrales del día.

Las Vías Verdes, por su falta de pendiente, también pueden ser un buen lugar para disfrutar de las aves que surcan el cielo, según SEO. En la Vía Verde de la Sierra, entre Sevilla y Cádiz, se aprecian buitres leonados; en la de Sierra Norte de Sevilla, águilas imperiales ibéricas, reales y perdices; y la cordobesa Vía Verde de la Subbética tiene miradores donde, con prismáticos, se divisan anátidas.

Ya han comenzado los últimos aleteos de las aves antes de llegar al Magreb. En primavera, regresarán a Europa.

Más información: www.seo.com; www.agaden.com; www.cocn.tarifainfo.com

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios