Rioja y Oro

Se impone el 'Comfy', un estilo para tiempos de pandemia

  • La nieta de Rocío Jurado es una de las referentes de este look que combina elegancia con comodidad

  • El negacionismo sigue ganando famosos para defender su causa

Una joven luce el estilo 'Comfy'. Una joven luce el estilo 'Comfy'.

Una joven luce el estilo 'Comfy'. / D. S.

Estilo Comfy. A mí no me pregunten. Ni me miren con cara de perplejidad. Supe de su existencia hace pocos días, al enterarme de que Rocío Flores, la nieta de la chipionera universal, se había gastado 1.800 euros (que se dice pronto) en un bolso de Yves Saint Laurent. "¿Y qué tiene tal complemento para que cueste esa barbaridad?". Pues, a simple vista, es un bolso muy convencional (por no decir corriente, que suena feo): negro y acolchado, nada del otro mundo. Ahora, eso sí, la marca viste mucho. Y tanto, porque varias revistas se han hecho eco esta semana de la costosa compra de la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, modelo ella en su lozana juventud y guardia civil él en sus tiempos mozos (antes de que aquel matrimonio acabara como el mítico Rosario de la Aurora). 

Resulta que la que fuera participante de Supervivientes es adicta a hacerse con ropa y accesorios de diseñadores afamados. Un gusto por la moda que sabe encajar con un estilo que los expertos en estética (y otras sensiblerías) han venido en denominar Comfy. Se trata de un look casual, o lo que en jerga popular se denomina: arreglá, pero informal. Pues así es como viste Rocío Flores y otras tantas instagramers (sigo sin enterarme de dónde otorgan la titulación). Una tendencia en la que se usa ropa cómoda, zapatos deportivos y se incluye algún que otro complemento de lujo. 

Está pensado para teletrabajar, estar en casa o salir a la calle en una época privada de actos sociales. Funcionalidad sin perder la elegancia. "¿Y se puede ir al mercado con estilo Comfy?". Por supuesto, y es altamente aconsejable hacerlo. A partir de ahora, no duden en acudir a su pescadero habitual luciendo deportivas, vestidos anchos o pantalones no demasiado ajustados, siempre combinados con alguna prenda de marca, aunque sea una, que le confiera glamour en ese instante en que debe decidirse entre el lenguado, la merluza o las almejas que le vendrían estupendamente para la cena.

El bolso por el que Rocío Carrasco ha pagado 1.800 euros. El bolso por el que Rocío Carrasco ha pagado 1.800 euros.

El bolso por el que Rocío Carrasco ha pagado 1.800 euros. / Revista Lecturas

Y si van a la verdulería, pues más de lo mismo. Ya verán lo sofisticado que queda cuando, en lugar del carro de la compra, metan ciertas hortalizas longitudinales en un bolso de Louis Vuitton (se admiten imitaciones), sobresaliendo envoltorio y todo tipo de verde hoja. Ése es el verdadero carisma del estilo Comfy. Hacer de lo cotidiano algo exuberante. "No acabo de verlo". 

Relaciones extrañas

Lo que hay es que ver para creer. "¿Y ese súbito ataque de agnosticismo?". No van por ahí los tiros, que a estas alturas uno no está para muchas dudas existenciales. Ni religiosas. Aunque bien es cierto que no hay mayor religión que la del dinero, que logra hacer extraños compañeros de viaje. Como la relación entre el empresario sevillano Rosario Vauro y uno de los ideólogos de Podemos, Juan Carlos Monedero. "¿Eso es como el aceite y el agua?". Como el estilo Comfy, pero con una buena morterá de  por medio.

El empresario sevillano Rosauro Varo. El empresario sevillano Rosauro Varo.

El empresario sevillano Rosauro Varo. / Juan Carlos Vázquez

Me explico: resulta que el marido de Amaia Salamanca ha logrado un gran éxito empresarial en tierras latinoamericanas después de que Monedero le asesorara a la hora de invertir en aquellos lares donde tanto conocimiento y buena relación tiene el partido dirigido por Pablo Iglesias (muchacho de melena y barrio obrero cuando ejercía la oposición). El representante del partido morado (color penitencial) habría recibido -según informaciones publicadas las últimas semanas en diversos medios- una cuantiosa retribución por esta ayuda imprescindible para expandir los negocios de Vauro. Ya se sabe que cuando el bolsillo llama a la puerta, las ideologías saltan por la ventana. 

Y los negacionistas

No hablemos de ideologías e ideas, que ya bastante nos hemos zampado con lo que ha largado esta semana Victoria Abril, azafata en su juventud del Un, Dos, Tres y ahora convertida en adalid del negacionismo. Esta actriz, chica Almódovar durante su época de mayor éxito, dice que nos están usando como cobayas con las vacunas y que esto es una "plandemia" en manos de ciertos intereses que manejan los hilos del mundo.

La actriz Victoria Abril ha protagonizado unas polémicas declaraciones esta semana. La actriz Victoria Abril ha protagonizado unas polémicas declaraciones esta semana.

La actriz Victoria Abril ha protagonizado unas polémicas declaraciones esta semana. / D. S.

Como cobaya no sé, pero como la jaca La Algaba se ha quedado más de una (y uno, que aquí hay igualdad en todo). "¿La famosa yegua era también negacionista?". Lo desconozco, pero dicen que andaba un poco majara, un espécimen que abunda mucho últimamente. "¿El del equino?". No. El de los que dicen que esto del coronavirus es todo un invento. Ahí tiene la posición de Miguel Bosé, que la ha defendido con voz de ultratumba y ojeras propias de un after hour, esos locales que se abandonaban a las claritas del día cuando todo era normal. "¡Qué tiempos aquellos libres de Covid!". Y del estilo Comfy

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios