La salud es lo que importa

Mujeres y osteoporosis

Hay que incluir la prevención de las fracturas por fragilidad en los planes de salud

En nuestro país 330.000 personas tuvieron una fractura por fragilidad en 2017 y se estima que para 2030 sean 420.000 los afectados si no se toman las medidas necesarias. Para hacer una radiografía del cómo es la situación de esta enfermedad entre los españoles, Amgen ha realizado una encuesta entre mujeres de entre 55 y 65 años. Me llama la atención que solo el 30 por ciento de las españolas cree que la osteoporosis puede llegar a ser un problema para su salud, por eso es importante conocer más de cerca la enfermedad.

La consecuencia más grave de la osteoporosis son las fracturas por fragilidad. Su impacto en la independencia física de las personas es elevado, llegando a ser incluso incapacitante en algunos casos. De hecho, valerse por sí mismas es uno de los factores que más preocupa a las encuestadas, ya que cerca del 80% considera frustrante no ser autosuficiente al hacerse mayor y a casi la mayoría de ellas les inquieta perder la movilidad.

Los datos revelan que en España más de tres millones de personas padecen osteoporosis. Pero a pesar de que continúa siendo la dolencia ósea más común, solo el 17% de las mujeres mayores de 55 años y el 30% de las mayores de 65 han preguntado alguna vez a su médico sobre su prevención y tratamiento.

Además según las conclusiones que se desprenden de la encuesta es necesario implementar medidas preventivas y de diagnóstico precoz, que sean claves para un papel más activo del paciente en el conocimiento de los factores de riesgo y prevención de esta enfermedad ósea. En esta misma línea, unos meses atrás asociaciones de pacientes, sociedades científicas, de gestión sanitaria, profesionales y sindicales elaboraron un manifiesto con reivindicaciones, como la necesidad de incluir la prevención de las fracturas por fragilidad en los planes de salud. Según María Antonia Robles, presidenta de Asociación Española con la Osteoporosis y la Artrosis (Aecosar) "la prevención para el paciente es fundamental porque cuando existe la fractura existe más riesgo de tener más".

Por otra parte María Jesús Moro-Álvarez, vicepresidenta de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral subrayó la importancia de la prevención secundaria. "Esto significa llegar a tener el mejor manejo posible, no sólo de tratamiento sino también de autoayuda, cuidado, rehabilitación, ejercicio y todo lo que se necesita para un paciente que ha sufrido ya una fractura por fragilidad".

Finalmente desde estos colectivos ven necesaria la implantación de un plan nacional. "Un plan estratégico a nivel nacional unificado y de aplicación central y autonómico sería bueno para los pacientes", señaló Jorge Hinojosa, Gerente de la Alianza de Pacientes.

En opinión del experto "hay que abordarlo de manera integral en los hospitales. Lo mejor es que dentro de los hospitales haya una unidad sobre la fractura que genere confianza y que responda de manera eficaz y eficiente a los problemas de estos pacientes". Es lo que hay. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios