Tercera edad

La cobertura vacunal en mayores de 65 disminuye significativamente

  • La tasas de vacunación contra la gripe en población mayor de 65 años está por debajo de lo recomendado por los organismos oficiales y sigue debilitándose significativamente cada año

Imagen de los primeros días de la campaña de vacunación del pasado invierno. Imagen de los primeros días de la campaña de vacunación del pasado invierno.

Imagen de los primeros días de la campaña de vacunación del pasado invierno. / Erasmo Fenoy

Los programas vacunales de todas las Comunidades Autónomas incluyen la recomendación de la vacuna de la gripe a mayores de 64 años y a determinados grupos de riesgo, como aquellas personas con enfermedades crónicas complejas, mujeres embarazadas o profesionales de servicios públicos, especialmente los sanitarios. La vacunación antigripal tiene como objetivo reducir tanto la incidencia como la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe; ayuda a disminuir visitas a urgencias, hospitalizaciones, ingresos en UCI y muertes.

Pese a estas recomendaciones, las tasas de vacunación entre los mayores no son muy altas y, de hecho, están descendiendo progresivamente. Así lo ha demostrado un estudio de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, coordinado por Antonio Sarría–Santamera, publicado recientemente en la Revista Española de Salud Pública.

Así, según indican las conclusiones de este trabajo, la cobertura de la vacuna de la gripe en población de 65 y más años no solo está por debajo de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud e indicado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sino que está disminuyendo significativamente cada año.

Los subgrupos con menores tasas de vacunación (mujeres, menores de 75 años, no nacidos en España, con menos visitas al médico, sin prescripción de medicamentos, sin enfermedades crónicas, fumadores y con más consumo de frutas) deben ser identificados para desarrollar campañas y programas destinados a incrementar su vacunación de la gripe de forma que pueda aportar todo su beneficio potencial a la población específica.

En España, la vacuna de la gripe está cubierta en la Cartera de Servicios de Atención Primaria desde los años noventa. Por ello, la cobertura de vacunación ha sido un indicador que clásicamente se ha evaluado. Así, en 1997 y 1998 la cobertura calculada de este servicio por la Subdirección General de Atención Primaria del Insalud en personas de 65 y más años fue de 57,9% y 58,5%, respectivamente. En el año 2017 la tasa no superó el 54,9%.

Para conocer el impacto en salud pública de no alcanzar un nivel óptimo de vacunación resulta relevante, los investigadores estiman un 1% de disminución de mortalidad asociada por cada aumento absoluto del 2,2% en la cobertura de vacunación. Las reducciones de la mortalidad se concentran entre los individuos de 75 años o más, pero la mayor parte del efecto protector es atribuible a la vacunación de personas menores de 75 años; esto es, existe una influencia de grupos más jóvenes en la disminución de la transmisión de gripe en poblaciones más vulnerables.

Los autores de este estudio creen que “la significativa reducción en las tasas de vacunación debe hacer reflexionar a los responsables de salud pública y atención primaria de la necesidad de fortalecer las estrategias de vacunación que habían demostrado su impacto en alcanzar valores de cobertura importantes”. Según ponen de manifiesto, solo así será posible remontar la tendencia de disminución de vacunación de la gripe que se observa en España, y que, después de 20 años, está llegando a tasas de cobertura vacunal que los expertos consideran “claramente inapropiadas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios