Investigación Tecnologías emergentes

La nanomedicina aún está lejos de la práctica clínica

  • Un estudio andaluz constata la viabilidad y esperanzas puestas en este campo de la biotecnología, pero concreta que sus beneficios no llegarán de forma inmediata.

El desarrollo de la nanomedicina y su aplicación al diagnóstico, tratamiento, prevención y conocimiento de las enfermedades a nivel molecular ha provocado una actividad científica importante -plasmada en proyectos, empresas o incluso la creación de un Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología en Málaga- aunque sus beneficios no parece que vayan a llegar de forma inmediata. Un grupo de profesionales ha querido analizar los usos actuales de la nanomedicina y el impacto de los mismos en el Sistema Sanitario a través de la opinión de un panel de expertos y un estudio bibliométrico que analiza la cantidad y calidad de los estudios publicados sobre este área en todo el mundo. Es un campo de investigación bien conocido pero no excesivamente prolífico. Aunque el término nanotecnología se introdujo en 1974, no aparecieron artículos sobre estos temas hasta el año 2000.

Marta Cuadros, Aurora Llanos y Román Villegas son los autores del trabajo que ha editado la Agencia andaluza de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Este estudio pone de manifiesto el potencial de estas actividades aunque hay disparidad sobre su alcance real a medio plazo. Actualmente la utilización de los nanodispositivos en la práctica clínica se centra en el manejo del cáncer y la diabetes. Las respuestas de los expertos, pertenecientes a la Plataforma Española de Nanomedicina, hacen suponer que la nanomedicina tiene actualmente su aplicación principal en el desarrollo de nuevos fármacos, reactivos de imagen y en investigación. Las opiniones de los expertos no fueron coincidentes cuando se trataba de la posible aplicación a corto o medio plazo. Un 60% dijo conocer alguna aplicación actual de la nanomedicina en el manejo asistencial de alguna enfermedad. Un 80% sabía de la existencia de alguna aplicación pero aun en una fase de investigación aplicada poco avanzada. En cuanto a enfermedades concretas de aplicación actual y corto-medio plazo, el 57% de los expertos citaron el cáncer, centrándose en posibles técnicas de uso a medio plazo. Entre ellas, los sistemas liberadores de fármacos, y más concretamente los usados en tratamientos oncológicos y los biosensores como herramientas diagnósticas. A pesar de ello,estudios concretos indexados como ensayos clínicos no se han publicado aún. En el momento de realizar este análisis los autores encontraron en la base de datos MedLine, la más importante en el mundo clínico, 229 trabajos de investigación. A partir de ahí, se puede observar el interés y desarrollo que está suscitando la nanomedicina en los últimos años, aunque proliferan más el número de revisiones que artículos originales. Es decir se analiza más lo que se ha hecho hasta ahora que hallzgos publicados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios