Semana Santa

La Alhambra pone el broche a la pasión

  • Miles de personas se dan cita en el monumento nazarí y sus alrededores para disfrutar de una de las tallas más bellas de la Semana Santa andaluza

Santa María de la Alhambra, a su salida de la Puerta de la Justicia. Santa María de la Alhambra, a su salida de la Puerta de la Justicia.

Santa María de la Alhambra, a su salida de la Puerta de la Justicia. / reportaje gráfico: carlos gil

El Sábado Santo en Granada tiene nombre propio: Santa María de la Alhambra. Miles de personas se concitaron en el monumento nazarí y sus alrededores para disfrutar de una de las más bellas tallas de la Semana Santa andaluza.

La tradición manda. Granada se echó a la calle en la penúltima jornada de la Semana Santa para disfrutar de la hermandad de Santa María de la Alhambra. La mejora de los pronósticos con respecto al Viernes Santo auguraron una jornada tranquila, contando cómo único protagonista al conjunto escultórico de la Virgen de las Angustias, obra del insigne accitano Torcuato Ruiz del Peral. Las consabidas estampas de la hermandad a su paso por las calles del monumento nazarí, junto al Palacio de Carlos V o atravesando la Puerta de la Justicia, no por conocidas dejaron de emocionar.

El majestuoso cortejo de la cofradía -de túnica en damasco crema con capas en damasco azul, fajín en raso y chapines con hebillas- mostró la imagen más tradicional y más exquisita de la Semana Santa de Granada. Largas filas de hermanos precedieron al único paso de la hermandad, que se presentó un año más exquisito, no sólo en lo referente al exorno floral. La supresión del suministro eléctrico en buena parte del conjunto de orfebrería de Indalecio Ventura volvió a conferir ese carácter romántico de estética depurada que viene caracterizando a la hermandad en los últimos años.

Refinado andar el del Nuestra Señora de las Angustias sobre la cerviz costalera de los pupilos de Pepillo Carvajal; acompasado a los sones de la banda lebrijana de la Virgen del Castillo, un clásico en nuestra Semana Santa. Este singular misterio de nuestra Semana Santa, con la iconografía de la Piedad, estuvo acompañado por un repertorio clásicos y solemne, con marchas melódicas y autores consagrados, que permitieron disfrutar de esa distinción que la hermandad lleva años trabajando.

De esta manera Granada, aunque en una tarde fresca, pudo reencontrarse con una de las devociones más arraigadas de la Semana Santa; que, tras ver recogerse a la Virgen de la Alhambra, empieza a poner su ánimo en la Resurrección. Y, por supuesto, a soñar en la Semana Santa de 2019.

La procesión protagonizó un Sábado Santo que estuvo acompañado por cielos despejados y bajas temperaturas, una tarde en la que las campanas de la Torre de la Vela volvieron a anunciar la centenaria salida procesional, que concluyó sobre la una de la madrugada. Cabe recordar que Federico García Lorca fue uno de los cofrades más ilustres de esta hermandad y protagonizó un pregón en abril de 1936 que le costó una reprimenda. El autor de Yerma pidió en su intervención que restauraran "aquella Semana Santa vieja y escondieran, por buen gusto, ese horripilante paso y no profanaran la Alhambra, que no es ni será jamás cristiana, con tatachín de procesiones donde lo que creen buen gusto es cursilería".

Tras el protagonismo de Santa María de la Alhambra, la Semana Santa granadina deja paso a la alegrío con la Resurreción de Cristo. De esta manera, hoy pondrán el cierre definitivo las hermandadesde los Facundillos, el Resucitado de Regina Mundi junto a la Virgen de la Alegría y la hermandad de la Resurrección y Santa María del Triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios