Entrevista | Jesús Muros, presidente de la Federación de Cofradías de Granada "Si existe un repunte de los casos de Covid-19 no debería achacarse a las hermandades"

  • Valora la alta participación del público en los actos programados por las cofradías y está convencido de que la próxima Semana Santa las hermandades harán estación de penitencia por las calles

El presidente de la Federación de Cofradías de Granada, en una imagen

El presidente de la Federación de Cofradías de Granada, en una imagen / G. H.

El Lunes de Pascua es un tiempo de alegría para los cristianos pero para los cofrades, además, es un tiempo de análisis y reflexión. Es el momento de echar la vista atrás para valorar lo que ha acontecido durante toda la Semana Santa, qué cabe mejorar y qué conclusiones se pueden extraer de todas las experiencias y vivencias acumuladas. El presidente de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, que ha vivido al pie de los acontecimientos cuanto se ha desarrollado desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, recoge el guante y realiza balance junto a Granada Hoy.

-Ahora que termina la Semana Santa, quizá una de las más particulares que cabría esperar vivir, ¿qué balance cabe hacer?

-Ha sido especial, una Semana Santa con las estaciones de penitencia en el interior de los templos pero no por eso menos intensa y con sensaciones positivas. Las hermandades han hecho un gran esfuerzo y la asistencia de público ha sido espectacular.

-Las hermandades han sido capaces de reinventarse y ofrecer una imagen distinta pero capaz de mantener viva la ilusión. Incluso a pesar de que algún párroco no ha permitido conciliar la vida litúrgica del templo con la vida de la hermandad.

-Hay que agradecer a los cofrades y a las hermandades por haber realizado el esfuerzo que han hecho para montar altares espléndidos. Es verdad que hemos vivido la Semana Santa hacia adentro, de forma más íntima, pero también hemos sido capaces de disfrutar. Y sí, es cierto que algún párroco no ha tenido toda la sensibilidad que hubiera cabido esperar; es algo que habrá que trasladarle a nuestro arzobispo.

Otra foto del entrevistado Otra foto del entrevistado

Otra foto del entrevistado / G. H.

-Además de los altares como imagen diferente en estos ocho días, casi la estampa más recordada puede que sean las largas colas que se han originado a las puertas de los templos.

-Desde el Domingo de Ramos y hasta el Domingo de Resurrección ha habido colas en todas las iglesias para ver a las hermandades y algunas con hasta una hora de duración. Hay que tener mucha paciencia para eso y por este motivo hay que agradecer a los granadinos y a todos los hermanos de las cofradías estar ahí apoyando y viviendo la Semana Santa. 

"Es posible que sí haya existido falta de previsión. La Policía Local no pensaba que iba a haber tanta cantidad de gente"

-Desde el Ayuntamiento se dejó en manos de la cofradía la organización de las colas, pero más allá de los templos, en las aceras, ¿ha existido una previsión por parte de los organismos civiles para controlar algunas de estas situaciones?

-Es posible que sí haya existido falta de previsión y especialmente el Domingo de Ramos, cuando la cola que había para entrar para ver a la Hermandad de las Maravillas, en San Pedro y San Pablo, tuvo que conciliarse con el tráfico. La Policía Local no pensaba que iba a haber tanta cantidad de gente. Sí es cierto que a partir de ahí las cosas han ido mejorando, pero aún así han faltado efectivos para controlar según qué puntos.

-Habrán influido muchas cuestiones que haya motivad una falta de mayor previsión. ¿Ha demostrado la Semana Santa la capacidad de movilización que es capaz de concitar?

-Eso creo y espero que las instituciones hayan tomado nota. Aquí se ha visto cómo la ciudad se llena en Semana Santa y esta vez no cabe decir que son gente de fuera y que los granadinos se van a la playa. Esto ha servido para demostrar algo que los cofrades ya sabíamos, que es el poder de convocatoria que tenemos, y no sé si eso, cara al exterior, estaba muy claro. Ahora las instituciones tienen que tener meridianamente claro qué aportan las hermandades a la ciudad. 

El presidente de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, ante la Virgen de la Misericordia el pasado Viernes Santo El presidente  de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, ante la Virgen de la Misericordia el pasado Viernes Santo

El presidente de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, ante la Virgen de la Misericordia el pasado Viernes Santo / Jesús Jiménez / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Granada)

-No sé si esto servirá para que desde la Federación de Cofradías se reivindique, una vez más, una mayor implicación de las instituciones con respecto a la Semana Santa. 

-No se va a exigir nada que no se haya estado exigiendo antes. Solo espero que sirva para que se tome conciencia de lo que es realmente la Semana Santa de Granada, que se den cuenta las instituciones de cómo se expresa el pueblo. 

-¿Una reivindicación que se hará llegar también a la propia Iglesia?

-Los vicarios nos han acompañado toda la Semana Santa y han visto de primera mano la cantidad de gente, de público, y de cristianos que las hermandades concitan y llevan hasta los templos. Insisto, ha quedado claro qué aportamos las cofradías a la ciudad y a la Iglesia.

Sobre el protocolo Covid-19: "En el interior de los templos sé que se ha tomado la temperatura y se ha dispensado gel hidroalchólico y el uso de la mascarilla ha estado controlado en todo momento"

-¿Todo ese poder de convocatoria en estos tiempos que corren, puede llevar -como ya se está haciendo por parte de algunos sectores- a que se culpe a las cofradías de posibles repuntes?

-Estamos acostumbrados a que se nos eche la culpa de todo y sinceramente creo que si existe un repunte de los casos de Covid-19 no debería achacarse a las hermandades. Sí ha habido colas pero se han sido al exterior y con distancia de seguridad. En el interior de los templos sé que se ha tomado la temperatura y se ha dispensado gel hidroalcohólico y el uso de la mascarilla ha estado controlado en todo momento; además, de que las iglesias, al tener las puertas abiertas, han estado perfectamente ventiladas. Si alguien nos culpa habrá que ver qué intereses tiene. 

-A pesar del alarde que se ha hecho en Semana Santa no está siendo un momento para la lírica precisamente en las hermandades. ¿Se están resintiendo las cofradías con la pandemia?

-Económicamente, sí. La labor de caridad que están haciendo las hermandades está centrado los gastos que tienen y todo ello en un momento en el que no hay ingresos. La Federación no va a repartir las ganancias de las tribunas porque no se han montado, el ayuntamiento ha recortado la subvención y muchos hermanos se están resintiendo económicamente y no pueden hacer frente al pago de cuotas o de la papeleta de sitio. Las familias tienen que cubrir sus gastos primarios y si queda algo se pagará la cuota. Por eso pedimos la implicación de las instituciones, para que las hermandades sigan llegando con su labor hasta donde lo hacen.

Muros en la presentación de la nueva guía turística de la Semana Santa Muros en la presentación de la nueva guía turística de la Semana Santa

Muros en la presentación de la nueva guía turística de la Semana Santa / G. H.

-Esa debilidad económica que afrontan, ¿llevaría incluso a que alguna hermandad no pudiera salir en estación de penitencia el próximo año?

-La situación que están atravesando las hermandades es difícil, pero no me consta que esté siendo tan dura como para tener que suspender su salida. Si eso llegara a pasar, que no creo, buscaríamos la manera de echar una mano para que la hermandad pueda salir adelante.

-Con la mirada puesta ya en el Domingo de Ramos del 2022, ¿qué perspectivas se trazan a un año vista? ¿Volverán las cofradías a la calle?

-En primer lugar todo lo que hemos vivido y todo lo que estamos viviendo nos tiene que servir para aprender y que tenemos que estar preparados para cualquier circunstancia. Además, por lo que hemos vivido este año, estoy seguro que va a haber un incremento general del número de hermanos en todas las cofradías. Hay ilusión por volver a vivir la Semana Santa tal y como la entendemos. Y si todo marcha como hasta ahora, y el ritmo de las vacunas se mantiene, estoy convencido de que en 2022 volveremos a ver a las hermandades haciendo estación de penitencia por las calles. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios