Semana Santa

"Sumamos más a la ciudad de lo que podemos restar"

  • jesús muros.Presidente de la Federación de Cofradíasl El responsable del órgano que representa a las treinta y dos hermandades de penitencia defiende que uno de los retos es concienciar del valor de la Semana Santa

Jesís Muros, en su despacho repleto de referencias a la Semana Santa. Jesís Muros, en su despacho repleto de referencias a la Semana Santa.

Jesís Muros, en su despacho repleto de referencias a la Semana Santa. / reportaje gráfico: álex cámara

A punto de comenzar la Semana Santa, el presidente de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, está en su despacho en la plaza de los Lobos entre carteles de Semana Santa, fotografías antiguas y ensayos cofrades. La cera, la seguridad en la calle, el protocolo de las hermandades en la Catedral o el cumplimiento de horarios son solo algunos de los temas que están sobre la mesa. Se ha mejorado mucho en el ámbito de las cofradías, pero queda aún mucho que hacer.

El presidente es una persona de firmes convicciones, no solo sobre espiritualidad, fe y costumbres, sino también sobre qué es la Semana Santa de Granada y hacia dónde debemos caminar. El compromiso de la ciudad con respecto a las cofradías sigue siendo una tarea pendiente y es que, como sostiene el presidente, muchos colectivos granadinos siguen sin aceptar la trascendencia que tiene la Semana Santa para Granada, ya no solo en lo cultural o en lo devocional, sino en lo económico y lo turístico; generando grandísimos beneficios en el sector hostelero y ayudando a crear puestos de trabajo durante estas fechas. El optimismo y las ganas de trabajar son fundamentales para Jesús Muros, que afronta ahora sus últimos meses de mandato y sigue sintiendo la ilusión y la responsabilidad de trabajar -y haber trabajado- por hacer un poco más grande nuestra Semana Santa.

- ¿La ciudad quiere y trata debidamente a la Semana Santa?

-Muchas veces me sorprenden las cosas que pasan en Granada. Hablo con otros presidentes de federaciones y agrupaciones de Andalucía y no ocurren las mismas cosas que aquí. Por ejemplo, cuando alguien va a un bar y ve a alguien criticando a las cofradías nadie sale a responder. Nos callamos y tragamos, no defendemos la Semana Santa. Porque ese mismo que un día sale con su hermandad cortando el tráfico al día siguiente, cuando otra hermandad está realizando una salida o un vía crucis, se queja de que le hayan cortado una calle o le hayan desviado el autobús. Nos falta cultura cofrade que haga defender lo nuestro por encima de todo y no ser sólo cofrade Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección. Con nuestra actitud nos estamos echando gente encima. No podemos renunciar a nuestros actos pero tenemos que entender la sociedad en la que estamos y habrá que buscar puntos intermedios que satisfagan a todos. Por ejemplo, buscando perjudicar lo menos posible al tráfico o incluso siendo más ágiles. De otro lado, toda Granada tendrá que poner en una balanza los perjuicios que ocasionan las cofradías y los beneficios que aporta la Semana Santa: lo que generamos en economía, en cantidad de puestos de trabajo, en actividad comercial…

-El actual protocolo de las hermandades de la Catedral mantiene serias restricciones, una de ellas la del uso de la cera o el empleo del incensario. ¿Se ha pensado revisar?

-Sí. En relación al uso de la cera hemos estudiado el poder utilizar una moqueta, pero lo que ocurre con respecto a otras ciudades es que el pasillo en el interior de la Catedral es más estrecho. De esta manera no deja paso para que los nazarenos vayan por los extremos y los pasos por el centro. De todas formas, estamos hablándolo con los canónigos. Pero quienes pusieron quejas para la moqueta, aunque en la rampa de la Plaza de las Pasiegas, fueron las hermandades, porque podía no ser útil para el andar de los costaleros. Por cierto, no está prohibido usar el incensario. Lo que se ha pedido a las hermandades es que moderen el uso del incienso dentro de la catedral. Hay que tener en cuenta que somos treinta y dos hermandades, con dos incensarios por paso como mínimo; y la catedral es un Bien de Interés Cultural y el exceso de incienso también daña.

-Una de las cuestiones que más polémica ha suscitado en los últimos meses ha sido el uso de la cera y el vertido en el asfalto. ¿Cómo se puede solucionar esto?

-En Semana Santa no a va haber problema alguno con la cera. Finalmente, el líquido que se había pensado utilizar para limpiar la cera no se usará porque, según los técnicos, es más perjudicial que beneficioso: el suelo resbala más y daña el pavimento. Por tanto, de momento, se va a hacer una prueba con máquinas limpiadoras al principio y al final de dos cofradías, para ver el resultado. A partir de ahí, los encargados de la limpieza decidirán. Sobre cuestiones concretas, aún hay que hablar: entiendo que las máquinas no estarán todo el recorrido y se saldrán antes de llegar a la Carrera Oficial.

-La Federación acaba de firmar un seguro que cubrirá a todas las cofradías, también en caso de caídas como consecuencia de la cera, ¿también a las de gloria?

-En principio este convenio es para las hermandades federadas pero, como ha ocurrido con otros convenios, si las hermandades de gloria quieren sumarse no habrá problema.

-En relación con esto, ¿para cuándo las hermandades de gloria formarán parte de la Federación?

-Hace unos meses el Ayuntamiento reunió a todas las hermandades de gloria para tratar diferentes temas. Sólo acudieron 2 o 3 de más de las diez que hay. Parece no haber excesivo interés en involucrarse en la vida que tienen el resto de las cofradías. De todas formas, desde esta Federación, y por mi parte, siempre van a tener una mano tendida.

-Después de lo ocurrido en la Madrugá de Sevilla el año pasado y los atentados que han ido sacudiendo Europa en el último año, ¿cómo se va plantear la seguridad para nuestra Semana Santa?

-Según sé, en otras ciudades, hay una excesiva psicosis en relación al tema de seguridad. En Granada la gente puede estar tranquila. Todos los efectivos de Policía Nacional y otras fuerzas de seguridad van estar en activo, se va a reforzar el control en puntos calientes como Plaza Nueva, Puerta Real o el Sacromonte; y además se van a colocar coches y vallas para evitar atropellos. En Sevilla, además, este año han colocado megafonía y focos para casos de emergencia; aquí, de momento, no está contemplado nada de eso. Con respecto a los cortes de luz en hermandades como El Silencio o San Agustín va a primar la tradición; aunque habrá que estudiar más adelante las peticiones que han hecho Favores de apagar el Campo del Príncipe o Escolapios de cortar la luz en el Puente Romano.

-Jurídicamente la Federación de Cofradías es una asociación pública de la Iglesia. Por tanto tiene la misma figura jurídica que una hermandad. ¿Federación es la hermandad treinta y tres?

-Ni mucho menos. La Federación, desde que la presido, ha intentado eliminar todo aquello que podría ser propio de una hermandad, como la Vocalía de Juventud. Otras vocalías, como la de Cultos, siguen vigentes porque están dentro de lo marcan los estatutos. De todas formas, el resto de agrupaciones o federaciones de cofradías de Andalucía son también asociaciones públicas de la Iglesia. Si es necesario buscar otra figura jurídica, ya se vería.

-¿Es necesario un sacerdote cofrade al frente de la Vicaría Episcopal de Hermandades y Cofradías?

-Por mi propia experiencia, muchas hermandades que tienen sacerdotes cofrades o especialmente vinculados con la Semana Santa son a veces los que más impedimentos ponen a las hermandades. Las relaciones con el vicario actual son buenas, pero sí es verdad que ayuda mucho que los sacerdotes tengan una especial sensibilidad con las hermandades y sepan entender lo especiales que somos.

-Las relaciones con el Ayuntamiento son buenas. Ha ocurrido como en Málaga, planes estratégicos en materia de urbanismo, por ejemplo, que permitan conciliar las relaciones sociedad-cofradías. ¿Se está trabajando eso en Granada?

-Muy poco, la verdad. Llevo todos estos años reclamando reiteradamente que cualquier cambio urbanístico tenga en cuenta las particularidades de las hermandades, tal y como ocurre en Málaga o en Sevilla. ¿Qué cuesta preguntar, a la hora de poner un banco o plantar un árbol un metro más allá o más acá, preguntar a las hermandades si eso entorpece para las estaciones de penitencia o cualquier otra cosa? Porque, aunque las relaciones con el Ayuntamiento sea buenas, en buena medida seguimos estando ignorados. No obstante, estamos haciendo avances. Ya hemos conseguido que la Semana Santa esté dentro del protocolo de la ciudad. Ahora, a la Federación de Cofradías la llaman para el acto de entrega de la bandera el Día de Andalucía, para ponencias tan importantes como las que se están dando con motivo de la capitalidad cultural de Granada en 2031. Incluso en citas más anecdóticas, como el programa que se grabó de Masterchef, donde se intenta divulgar la imagen de la ciudad. En todo esos actos está la Federación, están las cofradías. A pesar de esto, nos queda seguir trabajando con el resto de entidades de la ciudad, como la Universidad; porque con ellos hay relaciones aunque con reticencias. Tenemos que seguir levantando puentes y haciendo que el diálogo sea más fluido y constante.

-¿Alguna consideración para esta Semana Santa que estamos a punto de celebrar?

-Según me han contado las hermandades, los cortejos siguen creciendo. Los nazarenos y las mantillas van sumándose año a año y eso permite crecer como Semana Santa. Además, hemos superado ya esa etapa de estrenar enseres extraños que nada tenían que ver con la Semana Santa. Incluso las bengalas y los encuentricos forman parte de otra época y lo que queda de eso es tan solo testimonial. Tenemos una gran Semana Santa, cuidémosla y mimémosla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios