Jesús Muros, presidente de la Federación de Cofradías de Granada

"Asumo las críticas de mantener el cartel, alguien tiene que comerse el marrón"

  • El presidente de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, asume la responsabilidad de no retirar el cartel después de haber pedido la opinión de los hermanos mayores

  • Las cofradías granadinas apuntan a presiones del Arzobispado de Granada para que el cartel se mantenga

Las hermandades de Granada, ninguneadas: el cartel de la Semana Santa no se retira Las hermandades de Granada, ninguneadas: el cartel de la Semana Santa no se retira

Las hermandades de Granada, ninguneadas: el cartel de la Semana Santa no se retira / Álex Cámara (Granada)

El cartel más criticado de la historia de la Semana Santa pero el que más está dando que hablar. La enésima polémica surge a la palestra después del comunicado oficial de la Federación de Cofradías, publicado este lunes, en el que se recoge el testimonio del presidente del organismo, Jesús Muros, quien se blinda ante toda crítica y desoye la opinión de los suyos, negándose a retirar el cartel, tal y como le habían pedido los hermanos mayores. 

En la nota, el presidente declara asumir toda responsabilidad ante esta decisión por entender que el cartel "cumple perfectamente su función y que su sustitución en estos momentos sería muy compleja". Asimismo, a través de los canales de comunicación que la Federación mantiene con los hermanos mayores ha asegurado que es hora de "asumir la responsabilidad y las críticas de mantener el cartel, [...] alguien tiene que tragarse el marrón y ese alguien soy yo, ni si quiera mi junta de gobierno, que hasta hora desconoce la decisión". Por último, Muros solicitaba a los representantes de las cofradías granadinas que no fueran excesivamente críticos con él después de haberles desoído y haber decidido, unilateralmente, atender a su criterio personal. 

Sorpresa y confusión entre los hermanos mayores después de conocer la noticia. Desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, los máximos representantes de las cofradías granadinas parecen no entender la actitud de Jesús Muros después de la reunión del pasado sábado donde la propia Federación aceptó la opinión de los hermanos mayores de retirar el cartel: "La decisión no tiene nada que ver con la actitud que el presidente mantuvo en la reunión del pasado sábado. Jesús Muros es un hombre dialogante, con el que se puede dialogar, me sorprende que tome una actitud autoritaria". Entre las opiniones recabadas, hay hermanos mayores que se inclinan a pensar que "no se trata de una decisión ni del presidente ni de la Federación, más bien parece que se haya visto obligado a hacer esto por una decisión tomada desde arriba", en referencia a la autoridad eclesiástica. 

Sobre una hipotética injerencia del Arzobispado de Granada coinciden varios hermanos mayores que aseguran que "cuando estuvimos en la reunión ya quedó claro que no se iba a retirar, el consiliario de la Federación ya dijo que que había un órgano superior - la Delegación Episcopal de Hermandades y Cofradías - que tendría también que decir que sí o que no al cartel. Yo, particularmente, tenía claro que no se iba a retirar". En este sentido se pronuncian distintas cofradías que, valorando la gestión del presidente federativo, coinciden en posibles presiones para tomar su decisión.

A la espera del próximo Pleno de hermanos mayores

Las hermandades que acudieron el pasado sábado a la iglesia de San Pedro y San Pablo para reunirse con el órgano gestor de la Semana Santa de Granada tenían claro que el resultado de aquel encuentro no debía ir encaminado a alimentar la polémica sino a buscar una solución colegiada que permitiera aliviar tensiones y salir reforzados de todas las críticas que se habían generado. Sin embargo, el camino ha terminado siendo otro. 

Uno de los hermanos mayores asegura que "cuando nos reunimos la idea era reforzar la imagen de que podemos trabajar conjuntamente, que aquí nadie es enemiga de nadie pero lo que no se puede es actuar es a la voz del 'ordeno y mando'. Estamos en un momento donde el diálogo y el acuerdo tiene que ser fundamentales". Otro de los dirigentes consultados esperaba más y mejores frutos de la reunión: "Si no somos meros títeres, la decisión de los hermanos mayores tiene que contar para algo, ¿no?". Más aún cuando la voluntad de las hermandades pareció ser inequívoca: 26 votos a favor de retirar el cartel, 4 en contra, 1 abstención y 1 voto no emitido al ausentarse uno de los hermanos mayores.  

El remedio, peor que la enfermedad. "Se salió con una decisión, la de retirar el cartel, y la culpa fue de la propia Federación que se metió en un berenjenal: ¿por qué se votó si en una reunión informativa, sin acta ni orden del día, la votación no era vinculante? Los propios federativos fueron los que se pusieron entre la espada y la pared", asegura uno de los hermanos mayores. "En el próximo pleno es donde habrá que dirimir todas estas cuestiones y esclarecer todas las dudas porque está claro que ahora mismo no se está dando pie con bola y quien se ve perjudicada con todo esto es la imagen de Semana Santa de Granada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios