Patrona de Granada

"Es difícil renunciar a una seña de identidad granadina como es la ofrenda y la salida de la Virgen de las Angustias"

  • La hermandad suspende los actos públicos pero mantiene los cultos del mes de septiembre y la novena

  • La acción social de la hermandad se ha disparado tras el estado de alarma y se atiende ya a más de 500 personas

"Es difícil renunciar a una seña de identidad granadina como es la ofrenda y la salida de la Virgen de las Angustias" "Es difícil renunciar a una seña de identidad granadina como es la ofrenda y la salida de la Virgen de las Angustias"

"Es difícil renunciar a una seña de identidad granadina como es la ofrenda y la salida de la Virgen de las Angustias" / Pepe Villoslada (Granada)

"Hay una madre de amores que adora Granada entera, la Virgen de las Angustias, la que vive en la carrera". Los conocidos versos del himno de la patrona de Granada no sonarán este año en las calles de la ciudad durante el último domingo de septiembre. El Covid-19 se lleva por delante la salida de la Virgen de las Angustias pero también la ofrenda floral de cada 15 de septiembre. La noticia llegaba de manos de la hermandad quien comunicaba hace unos días esta toma de decisiones y que ha sido consensuada con el arzobispado y la junta de seguridad local del Ayuntamiento de Granada. 

Ante estos hechos, el hermano mayor de la Hermandad de la Virgen de las Angustias, Miguel Luis López-Guadalupe, ha expresado que "es triste para una junta de gobierno y para un hermano mayor tener que renunciar a unas señas de identidad como estas, la ofrenda y la salida, y más aún cuando estamos conmemorando el 475 aniversario de la hermandad". Sin embargo, López-Guadalupe entiende que las circunstancias no permiten otra cosa que suspender este tipo de convocatorias en las que, anualmente, existe una participación masiva tanto de fieles como de granadinos que se prestan a cumplir con la tradición: "Ante lo que hemos vivido, y por lo que aún podemos vivir, porque no se nos olvide que esto puede revertir, solo cabe ser prudentes y actuar con responsabilidad. Por lo tanto la Virgen se queda en casa. Y al igual que nosotros queremos a la Virgen, ella nos quiere sanos".

¿Septiembre sin la Virgen de las Angustias?

El hermano mayor se muestra, ante todo, prudente y recuerda cómo el escenario social cambia prácticamente a diario. "Tenemos unas previsiones pero todas las actividades que hay programadas para el mes de septiembre están supeditadas a las circunstancias cambiantes y que ojalá vayan a mejor".

Por esta razón, la hermandad mantiene la tradicional convocatoria de los cultos para el noveno mes del año, donde según el calendario fijado, se recibirán a todas las instituciones, tanto civiles como eclesiásticas, que anualmente consagran una misa a la patrona de Granada. El 15 de septiembre, que este año será festivo, la basílica permanecerá abierta al público durante todo el día: desde que termine la misa de las 8,30 de la mañana hasta las 9 de la noche, interrumpiéndose al mediodía con la función principal de la hermandad. 

López-Guadalupe recuerda que el acto de la ofrenda está suspendido. Sin embargo es consciente que "lo que puede ocurrir es que la gente traiga su aportación en flores como algo espontáneo. Aún así, la ofrenda está suspendida y la hermandad propone hacer una ofrenda solidaria: en donativos, en alimentos no perecederos o en productos de higiene personal. Esa es la exigencia social que tenemos como hermandad". 

Por último, desde el 17 al 25 de septiembre, la hermandad acogerá la tradicional novena y que este año, por ofrecimiento del arzobispo, será el propio prelado, Francisco Javier Martínez, quien presida las celebraciones. Desde la hermandad recuerda que en estos cultos se obligará a cumplir con todas las medidas de seguridad, tanto de aforo como de uso de mascarilla y desinfección de manos, y recuerda que por seguridad los cultos podrán seguirse a través de la televisión diocesana o por la web de la basílica y de la hermandad. 

1938: la última vez que se suspendió la salida de la patrona

La lluvia ha hecho presencia en distintas ocasiones el último domingo de septiembre, cuando sale la Virgen de las Angustias a las calles. Sin embargo, la última vez que la hermandad tuvo que tomar una decisión de estas características y por fuerzas de causa mayor fue en 1938 durante la Guerra Civil española. Miguel Luis López-Guadalupe, que además de hermano mayor ejerce como catedrático de Historia Moderna en la Universidad de Granada, asegura que los años 30 del siglo XX fueron complejos para la religiosidad popular. 

Durante la II República la imagen patronal tuvo que dejar de salir a las calles debido a la agitación social del momento, algo que también ocurrió con el resto de hermandades de Semana Santa. La inestabilidad del momento dio paso a un conflicto armado y que obligó a que la Virgen de las Angustias tampoco estuviera presente durante esos años. Sin embargo, la hermandad retomó su actividad tan solo un día después de haber terminado la guerra: el Domingo de Resurrección de 1939, la patrona volvía a las calles. 

Por su parte, la ofenda floral es una convocatoria que surgió ahora hace 39 años y que desde sus inicios, salvo por lluvia, no se había suspendido nunca. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios