Sucesos

“La imagen que tengo es de una persona que luchaba por vivir”, testimonio del testigo que auxilió al montañero en Capileira (Granada)

  • Otro montañero logró encontrarlo y hacer señas al helicóptero del SEREIM para indicar la localización de la víctima

  • El accidentado, que se encuentra en coma y muy grave, salió de madrugada con su pareja para ver amanecer desde el Mulhacén

Un momento del rescate del montañero accidentado en Sierra Nevada. Un momento del rescate del montañero accidentado en Sierra Nevada.

Un momento del rescate del montañero accidentado en Sierra Nevada. / G. H.

Sobre la tarde-noche del viernes, Jorge llegó al refugio de Poqueira, en Sierra Nevada, con la intención de realizar una subida al Mulhacén la mañana siguiente. Allí conoció a una pareja cuya idea era hacer lo mismo. Él les propuso hacer la ruta juntos, sin embargo, mientras que su intención era partir sobre las 7:30 horas, ellos querían hacerlo de madrugada para así ver amanecer desde el Mulhacén. Horas más tarde, Jorge acabó convirtiéndose en la persona que ayudó al SEREIM a auxiliar a uno de ellos, el montañero de 32 años, al cierre de esta edición, permanecía muy grave y en coma en el Hospital del Traumatología de Granada, tras haber sufrido una caída de unos 100 metros.

"Conocí a la pareja en el refugio. Me comentaron que era la primera vez que iban a subir al Mulhacén y que lo iban a hacer de noche. No les aconsejé que lo hicieran de madrugada, me conozco el camino y les dije que se vinieran conmigo por la mañana, pero ellos tenían la idea clara de ver el amanecer en el Mulhacén", explica Jorge en declaraciones a Granada Hoy.

La pareja inició su ruta sobre las cuatro de la mañana de este sábado, un poco más tarde, Jorge se levantó: "Fui al aseo y vi unas luces por la ventana, pero no imaginaba que fueran ellos porque esa es una zona de la montaña muy difícil de subir". El montañero explica que se volvió a dormir pero sin estar "tranquilo". "Me volví a levantar a beber agua y ya no veía las luces. Me quedé pensativo porque no me cuadraba ya que debería haber seguido viéndolas", relata.

Jorge volvió a la cama y, como había acordado con la encargada del refugio, sobre las 6:30 horas se levantó, se preparó él solo el desayuno –la cocina no abría hasta más tarde– y se preparó para realizar su subida al Mulhacén. Sin embargo, cuando fue a salir poco antes de las siete y media, la encargada del refugio le daba la noticia: la mujer que había conocido la noche anterior había avisado de que su pareja había sufrido un accidente y no lo encontraba. "Me temí lo peor y salí a buscarlos", confiesa este montañero. Mientras tanto, la Guardia Civil, tras recibir el aviso que la acompañante del accidentado había realizado a Emergencias, ya había activado al SEREIM que sobrevolaba con el helicóptero la zona para localizarlos. 

Rescate del montañero accidentado. Rescate del montañero accidentado.

Rescate del montañero accidentado.

"Comencé a subir por el Río creyendo que estarían por allí, pero no. Ella me llamaba pero no la escuchaba porque el helicóptero sobrevolaba la zona hasta que los vi por casualidad porque no estaba mirando hacia ese sitio, que está como esquinado y no por donde indican las balizas. Sobre las ocho y media o nueve menos cuarto de la mañana llegué a la zona, con las primeras luces del alba, porque ahí amanece más tarde", explica Jorge. Fue entonces cuando comenzó a hacer señas al helicóptero del SEREIM con su linterna para que supiesen donde se encontraban.

El accidente había tenido lugar en la zona conocida como Paso de los Franceses –el nombre lo reciben debido a que allí fallecieron seis montañeros de origen galo–, una zona "que es territorio escarpado, de hielo puro, cristalizado, donde por muy equipado que vayas te caes" [la pareja iba con crampones y equipada, según fuentes de la Guardia Civil].

"Él se había caído por una loma entera con una pendiente de unos 90 grados. Estaba en una piedra que imagino que lo frenaría, con la cara ensangrentada y con convulsiones, las cuales me dijeron que era porque ya estaría en coma. La imagen que tengo es de una persona que luchaba por vivir", confiesa Jorge. "Estuvo a la intemperie unas tres horas, la chica no lo vería porque estaba a oscuras y él no pudo pedir ayuda en ningún momento, imagino que porque el impacto lo dejaría así, porque salió con casco pero ya no lo tenía, lo habría perdido en la caída", explica. Si bien, fuentes del entorno de la víctima aseguran que su acompañante, que tiene conocimientos médicos, logró localizarlo antes y "estuvo una larga hora estabilizándolo ella sola y siguió dándole apoyo medico en el helicóptero".

"Estuve ayudando a su auxilio. Cuando lo rescataron y se lo llevaron en helicóptero al hospital, me quedé por allí y logré recuperar una bota, un móvil y un gorro polar, pero hubo otras cosas que no por la zona en la que era", explica Jorge, una búsqueda tras la que finalmente regresó al refugio, dejó las cosas que había encontrado y se fue a casa.

Según las últimas informaciones facilitadas al cierre de esta edición, el montañero accidentado, natural de Málaga, se encontraba en coma con lesiones muy graves en el Hospital de Traumatología de Granada, y el SEREIM lanzó un mensaje en el que aconsejó no realizar actividades de montaña por las malas condiciones meteorológicas, además de recordar el peligro del hielo y las abundantes placas que hay en Sierra Nevada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios