Día de la Lucha frente a la Rabia

La rabia aún provoca casi 60.000 muertes al año en el mundo

Casi el 95% de los casos en humanos se producen por la mordedura de perros infectados. Casi el 95% de los casos en humanos se producen por la mordedura de perros infectados.

Casi el 95% de los casos en humanos se producen por la mordedura de perros infectados.

Cada año la rabia provoca la muerte de cerca de 60.000 personas en el mundo, una enfermedad letal que en su mayoría afecta a niños de países en desarrollo. Coincidiendo con el Día de la Lucha frente a la Rabia que se celebra hoy, los veterinarios insisten en la importancia de la vacunación de los animales para acabar con la enfermedad, ya que casi el 95% de los casos en humanos se producen por la mordedura de perros infectados.

Síntomas en los animales

El período de incubación de la rabia puede variar desde pocos días hasta más de un mes desde que se contrajo la enfermedad. Según la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), los signos de la rabia varían en función del efecto del virus sobre el cerebro, pero en general deberíamos acudir al veterinario si detectamos que nuestro perro “tiene cambios súbitos en el comportamiento que puede hacer que el animal pierda el temor natural de los demás animales y del hombre, y acepte el acercamiento y los contactos de manera inhabitual, sobre todo con el hombre. La enfermedad sigue evolucionando hasta la parálisis progresiva que produce la muerte. En algunos casos, los animales pueden morir rápidamente sin mostrar signos clínicos importantes”.

Síntomas en el hombre

Normalmente, entre las primeras manifestaciones de la enfermedad se encuentra la fiebre y la sensación de hormigueo, cosquilleo o picazón alrededor del área de la mordedura.

La rabia es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central de todos los mamíferos, por eso, a los pocos días pueden aparecer otros síntomas neurológicos como irritabilidad o agresividad, agitación o movimientos excesivos, confusión, pensamientos extraños y estrafalarios o alucinaciones, espasmos musculares y posturas inusuales, convulsiones, debilidad o parálisis, sensibilidad extrema a las luces brillantes, los sonidos o el tacto, explican desde 'The Nemours Foundation'. Además, las personas que han contraído la enfermedad suelen segregar una gran cantidad de saliva, lo que supone que se le forme espuma en la boca, uno de los síntomas más identificativos de la enfermedad.

Cuando buscar atención médica

Si ha estado en contacto con animales extraños o ha sufrido la mordedura de uno, en primer lugar hay que buscar la información sobre el animal. En todos los casos, los expertos recomiendan el lavado concienzudamente de la herida durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón. Posteriormente, acudir al servicio de emergencias médicas y si el perro se ha escapado o no sabe su procedencia, tendrá que vacunarse contra la rabia.

Etiquetas