Crisis sanitaria

La OMS no camufla su pesimismo con las futuras vacunas

  • Advierte de que puede que no exista remedio contra el coronavirus

Una persona pasea con mascarilla. Una persona pasea con mascarilla.

Una persona pasea con mascarilla. / JAMES ROSS / efe

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que, pese a los avances que se están produciendo en las últimas semanas en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, lo cierto es que "no hay una bala de plata [panacea] en este momento" y, añadió, "quizá no la haya nunca". No obstante, "nunca es demasiado tarde para darle la vuelta a la situación", afirmó desde Ginebra, donde apeló a los principios básicos de la salud pública y el control de enfermedades para detener los rebrotes.

"Probar, aislar y tratar pacientes, y rastrear y poner en cuarentena sus contactos. Informar, empoderar y escuchar a las comunidades. Para las personas, se trata de mantener la distancia física, usar una máscara, limpiarse las manos regularmente y toser con seguridad lejos de los demás. El mensaje para las personas y los gobiernos es claro: hazlo todo. Y cuando esté bajo control, ¡sigue adelante!", recomendó el director de la OMS.

Durante la semana pasada, la OMS comprobó que países que parecían haber superado lo peor, "ahora están luchando con nuevos picos de casos"; sin embargo, "también se ha visto cómo algunos países, regiones o localidades que tenían una gran cantidad de casos ahora están controlando el brote".

"No es fácil, por supuesto. Las medidas estrictas pueden causar sus propios problemas para la prestación de servicios de salud esenciales, la economía y las sociedades en general. El Comité reconoció que los estados miembros tienen que tomar decisiones difíciles para cambiar la epidemia". Pero, añadió Tedros, "también dejaron claro que cuando los líderes dan un paso al frente y trabajan intensamente con sus poblaciones, esta enfermedad se puede controlar".

"Aprendemos todos los días sobre este virus y me complace que el mundo haya progresado en la identificación de tratamientos que puedan ayudar a las personas con las formas más graves de Covid-19 a recuperarse", señaló.

El Comité de la OMS aconsejó que los países participen en el acelerador de acceso a las herramientas Covid-19 (ACT) participen también en ensayos clínicos relevantes y se preparen para una introducción terapéutica y segura de vacunas. Una serie de vacunas se encuentran ahora en ensayos clínicos de fase tres, y la organización espera tener una cantidad de vacunas efectivas que puedan ayudar a prevenir la infección de las personas.

Asimismo, reiteró la importancia de seguir fortaleciendo el sistema de salud; continuar mejorando la vigilancia, el seguimiento de contactos y de que los servicios de salud interrumpidos se reinicien lo más rápido posible; y mantener las salvaguardas y el monitoreo en su lugar, "porque levantar las restricciones demasiado rápido puede conducir a un resurgimiento".

La OMS lanza una campaña para el uso de las mascarillas con socios de todo el mundo, alentando a las personas a enviar fotos de ellos mismos usándolas. "Además de ser una de las herramientas clave para detener el virus, la máscara ha llegado a representar la solidaridad", dijo.

Al igual que los retos Safe Hands y Healthy-at-home, va a difundir más mensajes positivos sobre cómo todos tienen un papel que desempeñar en romper las cadenas de transmisión. "Al usarla, estás enviando un poderoso mensaje a quienes te rodean de que todos estamos juntos en esto", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios