Sociedad

Así será el asfalto del futuro: más seguro, más silencioso y ecológico

Mejorar la calidad de nuestras carreteras es posible. Mejorar la calidad de nuestras carreteras es posible.

Mejorar la calidad de nuestras carreteras es posible.

Las carreteras rodean y forman parte del mobiliario alrededor de todo el mundo; cada año se realizan nuevas y se modifican las ya existentes. Lo que no ha cambiado es el material empleado para su construcción: el asfalto sigue siendo el principal componente de la mayoría de pavimentos.

El asfalto es empleado desde hace siglos, si bien su usabilidad y calidad han ido mejorando con el paso de los años. Pero todavía, tal y como indica el artículo publicado por la revista PNAS, existen multitud de aspectos susceptibles de cambiar y mejorar. 

Reducir la contaminación acústica

Los neumáticos en fricción con el asfalto ocasionan la mayor parte del ruido originado en las carreteras. Esta contaminación acústica ocasiona graves daños, aumentando la proliferación de enfermedades como hipertensión y produce graves impactos psicológicos. Tras descubrirse que cambios en el asfalto serían más efectivos que hacerlos en las ruedas de los vehículos, se ha optado por medidas como hacer las superficies más porosas. Un asfalto poroso provoca que además de reducir el ruido también se pueda absorber siendo también un magnífico drenante de agua de lluvia.

Diseños y materiales desfasados

El tipo de sistemas de diseño empleados en las carreteras de todo el mundo tienen su origen en las primeras civilizaciones que empezaron a construir estos entramados. El pavimento de la actualidad es una mezcla de arenas, guijarros y grava combinados con cemento o con asfalto.

El asfalto suele ser bastante más barato que el cemento, por lo que los gobiernos siempre optan por este tipo de material. Se caracteriza por ser un componente flexible y blando muy recomendado para caídas de ciclistas o motoristas, pero que con el paso de camiones se producen baches y roturas en el terreno.

Este tipo de hoyos en el asfalto provocan que los vehículos, que se tengan que parar en él, realicen un esfuerzo en el motor para logar sacarlo, lo que provoca un grave aumento de la contaminación. Los expertos aconsejan optar por asfaltos más rígidos para reducir la emisión de CO2 en los próximos años.

Uso de materiales reciclados

La construcción de carreteras tiene un impacto considerable sobre el medio ambiente. La mayoría de estas construcciones optan por la piedra caliza como el componente principal para la fortaleza de sus pavimentos, ocasionando una gran demanda de este tipo de material.

Descubrimientos recientes optan por el basalto en polvo como el sustituto ideal. Este producto, usado en simulaciones reales de pavimentación y tráfico de vehículos, produce que las carreteras no pierdan resistencia y que sean altamente permeables. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios