Crisis del coronavirus

¿Vuelve el riesgo de confinamiento? Los rebrotes elevan la preocupación por una segunda ola

Veladores en Huelva en la nueva normalidad. Veladores en Huelva en la nueva normalidad.

Veladores en Huelva en la nueva normalidad. / Alberto Domínguez.

Los rebrotes vienen a sacudir conciencias y a recordarnos que la vuelta a la normalidad no es para nada normal. Casi se diría que no es ni nueva, habida cuenta de que la actualidad parece marcar un auténtico dejà vu para los españoles: casos de coronavirus que se multiplican en distintos puntos del mapa, incertidumbre, miedo al contagio... Aunque hay algunos añadidos que, esta vez, aportan cierta tranquilidad. Ahora saben qué hay que hacer.

De hecho, la capacidad de detección se ha multiplicado. Lo que antes y durante el estado de alarma eran de diez a quince días hoy son solo 24 o 48 horas. También ha cambiado para bien la situación de los hospitales, preparados, ahora sí, para brotes mayores. Actualmente permanecen activos 26 focos de contagio de los 52 que se han ido contabilizando desde el inicio de la desescalada, el pasado 11 de mayo. Están muy dispersos: los brotes se reparten entre 11 comunidades diferentes: Andalucía, País Vasco, Cataluña, Castilla y León, Galicia, Murcia, Canarias, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Cantabria y Navarra. La buena noticia es que la mayoría está bajo control.

Ha pasado una semana desde el fin del estado de alarma y en este tiempo más de 1.900 personas se han contagiado de coronavirus. Se trata de un 2,7% más que los que se contabilizaron en la última semana de confinamiento, ya desescalado, que fueron 1.862.

La apertura de las fronteras, y con ella de la llegada de turistas extranjeros, sigue generando incertidumbre. Y es que aproximadamente un 20% de los nuevos casos son importados. En Andalucía son diez los focos registrados desde que se levantó el estado de alarma.

En total, suman 181 contagiados, repartidos en Málaga, que mantiene los brotes más importantes con un total de 97 contagiados; Granada, con cinco brotes y 47 afectados; Campo de Gibraltar, con 23 contagiados; la localidad onubense de Lepe, con diez, y en el distrito Levante-Alto Almanzora, de Almería, con cuatro.

Parece que la relajación de las -sencillas- medidas que trajo consigo la nueva normalidad (mascarillas, distancia de seguridad e higiene) está dando más de un susto a quienes pensaban que esto ya había pasado, y la razón a los que opinaban que el final del estado de alarma iba a traer más casos. Sin embargo, el control exhaustivo de los mismos está resultando tranquilizador, y eso a pesar de que la OMS ya está poniendo el parche acerca de lo que se avecina (o podría avecinarse) en otoño.

La organización internacional ha comparado la Covid-19 nada menos que con la gripe española de 1918, que descendió notablemente en verano para volver con una fuerza feroz al otoño siguiente en una segunda ola que provocó miles de muertos.

Más de un siglo después los avances médicos y tecnológicos dificultarán que la situación se repita, al menos en Europa y los países del primer mundo, ya que en muchos otros casos la situación puede terminar descontrolándose. Ese es el temor de la OMS, que no duda en calificar de “muy preocupantes” sus previsiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios