muerte

OMS

El elevado riesgo de muerte que tiene trabajar más de 55 horas a la semana

El número de infartos entre personas con largas jornadas laborales se ha incrementado un 42%, estimando la OMS y la OIT que en 2016 murieron 398.000 personas de un derrame cerebral y 347.000 de una enfermedad cardíaca por haber trabajado al menos 55 horas por semana. La situación podría empeorar con la pandemia y el aumento del teletrabajo.