Primera Vuelta al Mundo

La flota de Magallanes cumple tres meses en el infierno

La expedición sigue sin encontrar tierra durante una travesía por el Pacífico que se está haciendo eterna por culpa del hambre, la sed y el escorbuto. Los cálculos del almirante portugués quizás subestimaron la extensión de este océano y, por tanto, también la circunferencia real del planeta.

Un hambre atroz devora a una Flota de las Especias que continúa sin tener suerte

La expedición de Magallanes, que cumple ya 70 días por el Pacífico, agota todos sus víveres y es víctima del escorbuto. Las naos se han topado en medio del océano con dos atolones deshabitados e inaccesibles. La flota navega ahora por el paralelo 15 sur y se acerca poco a poco a la línea del ecuador.

Colón y Magallanes, cuando la historia se repite

Los dos insignes marinos nacieron con 30 años de diferencia pero la semejanza entre ambos es asombrosa. Sus orígenes desconocidos, el no de Portugal y el sí de España, siempre rumbo al oeste, los motines, los logros históricos, las muertes sin gloria... hay muchas coincidencias entre los dos. Los dos personajes eran también hombres con mucho carácter y sin habilidades sociales.

Magallanes cambia el rumbo y siembra más incertidumbre

La flota a las Molucas hace ya dos semanas que no ve la costa americana después de que el capitán general ordenara por sorpresa variar la navegación y poner proa al oeste. Superado el primer mes en aguas del Pacífico ya ha habido tres fallecimientos en la tripulación.

El Mar del Sur regala viento a favor a la flota de Magallanes

Las tres naos navegan a buena velocidad en paralelo a la costa de Chile en unas aguas tan tranquilas que la tripulación las ha rebautizado con el nombre de Océano Pacífico. Toda la expedición sabe que las Molucas se encuentran situadas a la altura de la línea del ecuador pero nadie conoce a qué distancia del continente americano están.

¡El Océano Pacífico, al fin!

Tras 14 meses de búsqueda y muchos disgustos Magallanes ha desembocado hoy en el deseado Mar del Sur. Ahora queda llegar a las Molucas, cargar los barcos de especias y regresar. El rumbo a seguir a partir de ahora está claro: al norte, siempre al norte, en busca de los trópicos, donde está la Especiería.