Prisiones

Diez años de lucha contra las adicciones en la prisión de Almería

“Es una experiencia enriquecedora, maravillosa, bonita… No tengo palabras”, dice sobre su estancia en la UTE, asegurando que aquí ha vuelto a ser “feliz”, añadiendo que ha podido recuperar a su mujer. “Puedo estar preso de libertad pero no de amor, mi corazón es feliz”, asevera uno de los internos.