Steve Bannon, el gran manipulador