El desafío de conocerse desde cero

Desnudos y sin mueble, hoy empieza 'El Contenedor'

  • El 'reality' de Antena 3 sigue los pasos de cuatro domicilios donde sus inquilinos, incluidas dos jóvenes malagueñas, tendrá que hacer su vida cotidiana desde la nada absoluta

Las participantes malagueñas de 'El Contenedor' Las participantes malagueñas de 'El Contenedor'

Las participantes malagueñas de 'El Contenedor' / Atresmedia

Si ya teníamos las Aventuras en pelotas por riscos y junglas ahora es la vida al desnudo en la calle de al lado.

En El Contenedor, que estrena hoy Antena 3 a las 22.45 tras tenerlo bastante tiempo en la nevera, los habitantes de cuatro domicilios tendrán que aprender a convivir sin tener posesión alguna. En el formato intervienen una familia de Alicante, una pareja de Sabadell, dos amigas malagueñas y tres compañeros de piso de Valencia. Cada uno tendrá que seguir con sus rutinas, como ir al trabajo, a clase o al gimnasio, pero prescindiendo de cualquier elemento material, incluso de su propia ropa y de cualquier objeto.

Los participantes son personas con vidas totalmente distintas entre sí, pero con un objetivo común: descubrir quiénes son realmente, una vez son despojados de todo lo que tienen. Durante diez días deben desenvolverse con normalidad en su casa, que habrá sido totalmente vaciada: sin camas, ni cortinas, sofás o menaje. No tendrán ni muebles ni ropa. Todas sus pertenencias serán almacenadas en un contenedor situado a un kilómetro de la vivienda. En esos diez días no podrán comprar nada, salvo la comida o la bebida del día. Podrán pedir ayuda para moverse, trasladarse o alimentarse, pero no podrán acumular nada.

Además, queda prohibido meter en el domicilio cualquier objeto del exterior que no haya salido de su contenedor. Realmente disponen de su propia casa, luz eléctrica y agua corriente como únicas pertenencias. Cuentan con su imaginación, ingenio, habilidades y su esfuerzo para buscar ayuda a la hora de desenvolverse. Mientras recuperan sus objetos, tendrán así tiempo de analizar quiénes son y cómo viven.

La clave psicológica es que cada miembro del grupo podrá recuperar un solo objeto al día. Esto les obligará a valorar qué cosas son realmente necesarias y trazar sus propias estrategias para escoger sus pertenencias. ¿Elegirán rescatar el móvil o una tela para hacerse la ropa para ir al trabajo?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios