Serie vaticana

'The New Pope', los dos papas de Sorrentino

  • La HBO ha estrenado la continuación de 'The Young Pope', con Jude Law y John Malkovich, y están bajo demanda los dos primeros episodios

Jude Law y John Malkovich en 'The New Pope' Jude Law y John Malkovich en 'The New Pope'

Jude Law y John Malkovich en 'The New Pope' / HBO

El irónico Paolo Sorrentino ha dado su visión cáustica y satírica de Italia. El ganador del Oscar por La gran belleza acaba de estrenar The New Pope en HBO (están los dos primeros episodios), la continuación de The Young Pope, que viene a narrar intrigas vaticanas a cargo de tipos corruptos sin disimulos. A la producción le aguarda una tercera temporada, tras el duelo entre John Malkovich, Juan Pablo III, y el recuperado Jude Law como Pío XIII.

“Es difícil creer en Dios, pero me gusta cómo cuentan la historia”, expone Sorretino, que abordó figuras italianas más que controvertidas como Andreotti (Il Divo, 2008) y Berlusconi (Silvio y los otros, 2018), aunque asegura que no volverá a tocar más figuras de la política y su proyecto en Estados Unidos es Mob Girl, con Jennifer Lawrence como la informadora del FBI de la adaptación de la novela.

Tráiler de 'The New Pope', de Paolo Sorrentino

The New Pope es una coproducción de Sky, HBO y Canal+. En el inicio de esta historia Pío XIII sigue en coma y el trono es ocupado por su sustituto.

John Malkovich es John Brannox, aristócrata intrigante, con evidentes debilidades. “Es sabio, irónico, un gran contador de historias distante y cálido al mismo tiempo”, describe el director. Aunque esa coexistencia de dos papas, que ha suscitado conflictos latentes en estos momentos en la vida real entre Ratzinger y Bergoglio (a la vez están en una ficción de Netflix, el largometraje Los dos Papas), Sorrentino descarta que existan alusiones directas en toda esta recreación fantasiosa y algo malvada de un Vaticano tomado por representantes poco recomendables.

Malkovich, como Juan Pablo III, es el camino moderado de la Iglesia, explica el director y creador napolitano, que quiere avanzar desde esta ficción en la reflexión de “los problemas del mundo contemporáneo”, como la inmigración, el fundamentalismo, la homosexualidad y la pederastia.

La serie cuenta con cameos de Sharon Stone y Marilyn Manson. “Me sorprendió lo buen actor que es, y también pinta. Le pedí un cuadro para la película y luego me lo regaló, lo tengo colgado en casa”, revela Sorrentino. Sobre el Vaticano real, el cineasta se rinde pese a lo que ha contado en sus dos temporadas: “nadie sabe qué pasa ahí dentro en realidad”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios