TV-Comunicación

La gran Rafaella Carrá cumple 75 años

Rafaella Carrá en 1976, con 'Rumore'. Rafaella Carrá en 1976, con 'Rumore'.

Rafaella Carrá en 1976, con 'Rumore'.

Si hay una imagen que nos resuma la tele de la Transición en el imaginario colectivo podría ser la de alguna acrobacia campanera de esta rubia de incombustible anatomía que cumple este lunes 75 años. Más quisiéramos todos llegar con esa vitalidad natural a esa edad. Su nombre verdadero es Rafaella Pelloni pero en todo el planeta se la conoce como Rafaella Carrá, monumento vintage por sí misma. Es boloñesa, como la salsa, y anunció hace poco su medio retirada (quiere dejar paso a "nuevas generaciones", qué grande) aunque le dio tiempo a presentar la gala de los 60 años de TVE. En la cadena donde a mediados de los 90 condujo ¡Holla Raffaella! (como su gran éxito en Italia en los 80), con Tony Kamo y llamando a deshoras a las casas. Después apareció en las sobremesas de Telecinco, sin tanta suerte antes de que la cadena de Mediaset se entregara al estilo Qué me dices.

La primera vez que la vimos por aquí aterrizaba el color y se marchaba Franco, para reinar en los veranos. Había fallado en Hollywood, cuando era novieta de Frank Sinatra. Los 70 de aquí fueron suyos, cantando en el Martes Noche Fiesta de Íñigo, en el Florida Park, con Fiesta, sí, y lo de "para hacer bien el amor hay que venir al sur". De la mano de Valerio Lazarov, tras impactar en Señoras y señores (1975), tuvo antes sus monográficos estelares en 1976: La noche de... Hasta el 83 la Carrá mantuvo la tradición de contribuir a la canción del verano en España mientras actuaba por las televisiones de media Europa. Fue la adelantada a las divas que ahora pisan con fuerza los escenarios multimillonarios. En su cascabeleo estival tuvo la competencia directa de Georgie Dann y relevó en el género a Luis Aguilé y a Peret. Sus contorsiones lumbares, con un tipo de impresión, forman parte de la memoria más dicharachera de los últimos años en blanco y negro.

En 1952 ya hacía películas en su país y en los 60 se la vio por Almería en olvidados spaghetti western. A sus 75 años Rafaella sigue siendo un lujo. Explótame expló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios