Toros

Pepe Luis Vázquez, 'I Premio Taurino Ayuntamiento de Sevilla'

  • El jurado galardona al maestro, a título póstumo, por su ejemplar trayectoria

Un jurado compuesto por una docena de profesionales vinculados al mundo taurino y presidido por el concejal delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo del Ayuntamiento, Gregorio Serrano, ha decidido conceder, por unanimidad, el I Trofeo Taurino Ayuntamiento de Sevilla al maestro Pepe Luis Vázquez, fallecido el pasado 19 de mayo, a título póstumo, por su magnífica trayectoria como torero y por la difusión de los valores culturales que aportó a través de la Fiesta.

El edil -con voz, pero sin voto- señaló que el trofeo se otorgará el próximo jueves 26 de septiembre, la víspera de la Feria de San Miguel, en el Salón Colón del Ayuntamiento y consistirá en una pieza escultórica de la artista sevillana May Perea. Según Serrano, este premio está en la línea de la promoción, defensa y divulgación que el alcalde -Juan Ignacio Zoido- ya ha realizado en otras ocasiones, desde que anunció 'los Toros como fiesta mayor'.

Pepe Luis Vázquez Garcés (Sevilla, 1921-2013), quien se forjó en el matadero de Sevilla, lidiando un becerro con apenas 8 años, fue un torero que conjugó sabiduría innata para lidiar al toro junto a un arte extraordinario, que siempre alabó su máximo rival en el ruedo, Manolete, con el que más veces toreó, un total de 120 corridas de toros.

Pepe Luis Vázquez Garcés, nacido en la calle Ancha, en el barrio de San Bernardo -los críticos le calificaron con el sobrenombre de El Sócrates de San Bernardo- cautivó a los públicos por su toreo etéreo, siendo un genio a la verónica y al natural, así como en suertes que cuajaba con una gracia sublime y alada, como el kikirikí; amén de crear otras, como el cartuchito de pescao, citando con la muleta plegada en la izquierda para dibujar un natural y cuya estampa quedó grabada en bronce por el escultor Alberto Germán Franco frente a la Maestranza -monumento inaugurado el 20 de abril de 2003-, a la que Pepe Luis consideraba como su plaza, en la que actuó más veces: 52 tardes -le siguieron Barcelona con 49 y Madrid con 48-.

Pepe Luis, quien tomó la alternativa en la Maestranza de Sevilla el 15 de agosto de 1940, siendo su padrino Pepe Bienvenida y testigo Gitanillo de Triana, es un torero emblemático dentro de la línea artística; si bien se enfrentó a corridas de todo tipo, incluidos los temibles toros de Miura de su época -uno de ellos, Islero, mató a su amigo Manolete- y regó con su sangre varias plazas; sufriendo una terrorífica en el semblante, que le afectaría a la vista, y que tuvo lugar en Santander el 25 de julio de 1943.

Entre otras faenas cumbres destacan las siguientes: en 1948, a un ejemplar de Villamarta en Sevilla; la realizada el 30 de mayo de 1949 en Aranjuez, calificada por su belleza como la del Concierto de Aranjuez. En 1951, en Las Ventas, cuajó a Misionero, de Castillo de Higares. Y, su predilecta, realizada en la Feria de Valladolid de 1951 a un astado de Villagodio, de la que el maestro contó que durante la misma se olvidó de todo en el ruedo y era como si estuviera en una nube.

Este reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Sevilla se suma a otros premios tan prestigiosos como la Medalla de Oro de las Bellas Artes, concedida en 1998, o la Medalla de Oro de Andalucía, en 1997.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios