Toros

"El peor momento es no sentirte comprendido por el público"

  • El Juli y Alfonso Ussía hablan en un 'Mano a mano de Cajasol' del toreo y la literatura.

Julián López El Juli, triunfador de la pasada Feria de Abril, mantuvo anoche un mano a mano -con lleno hasta la bandera- en Cajasol con el periodista Alfonso Ussía, bajo el título El toro, la literatura y el periodismo, en el que ambos, con José Enrique Moreno como moderador, exaltaron distintos valores de la tauromaquia. 

 

Julián López Escobar El Juli (Madrid, 1982) ha sumado en su carrera cuatro Puertas del Príncipe y en la pasada Feria de Abril, tras su última salida a hombros hasta el momento, sufrió en el siguiente compromiso una grave cornada que le impidió actuar en la corrida de Miura. El diestro, sobre el percance sufrido, afirmó que "todavía no me he recuperado totalmente; no estoy al cien por ciento". Respecto a la cogida analizó que "era inevitable. Tenía el listón muy alto. El toro era agresivo y no podía ir para atrás. No me arrepiento. Forma parte de la grandeza de un torero. Yo apliqué mi técnica, pero con un nivel exagerado de pasión para ese toro". 

 

Dentro de las distintas definiciones sobre tauromaquia y el toreo que aparecieron durante el  encuentro, El Juli señaló: "Como decía el maestro Pepe Luis Vázquez, el toreo es inteligencia y corazón... Yo veo más toreo en mi cabeza de lo que hago".

Un toreo que, según el diestro, en estos momentos, supone "un ritmo muy difícil por la autoexigencia. Al público le cuesta mucho ir y tiene que ver un espectáculo intenso". Por ello, aseveró: "El peor momento de la soledad del torero es la ingratitud de no sentirte comprendido por el público". 

Entre sus plazas predilectas señaló las de Madrid, Sevilla, La México y Bilbao. Y consideró Madrid "por las dificultades para superarse" y Sevilla es el respeto, el silencio y la categoría".

 

Otros aspectos que defendió fueron su apuesta por la juventud y el tratamiento de la tauromaquia en los medios de comunicación. Todo ello hasta llegar al término del coloquio en el que recordó sus comienzos y aquella jornada en El Vizir, en Sevilla, en la que deslumbró siendo un niño a profesionales como Chaves Flores. Una placita de El Vizir que recordaba "como si fuera de grande como la plaza de Sevilla".

 

En ese nexo de unión entre toreo y literatura y periodismo, El Juli se decantó por la novela de Chaves Nogales sobre Belmonte. 

 

Alfonso Ussía Muñoz Seca (Madrid, 1948), escritor y actualmente articulista en La Razón, salpicó su parlamento con numerosas anécdotas, se declaró partidario de la plaza y de la afición de Sevilla por su alegría en contra de Las Ventas, a la que calificó de "plaza cateta" y denostó a los aficionados del tendido 7. Al final del encuentro animó a todos los asistentes a que "Sevilla, en lo taurino, no cambie".  

 

Ussía, que entre sus toreros destacó a El Niño de la Palma y a su hijo, el maestro Antonio Ordóñez -a quien más ha admirado-, comparó a varios toreros, por su toreo, con genios de la música clásica. A El Juli lo equiparó con Vivaldi. Y desechó el pasodoble como acompañamiento en los espectáculos taurinos. 

 

Asimismo, explicó que "los grandes toreros son grandes intelectuales". Y sobre las dificultades con las que se enfrenta el torero, al que dio rango de héroe literario, destacó que "la soledad de los toreros es la soledad más sola".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios