videojuegos

Arrepentíos, pecadores: la historia del (inesperado) éxito de 'Blasphemous'

  • Tras batir récords en el 'crowdfunding' para el desarrollo del proyecto, el estudio sevillano The Game Kitchen se convierte ahora en líder de ventas con su último título

Tráiler de 'Blasphemous'.

Comentarios 1

En 2015 y tras lanzar dos años antes su primer juego -The Last Door, una aventura gráfica tradicional con temática de literatura clásica de terror- The Game Kitchen, un pequeño estudio sevillano de desarrollo independiente nacido a principios de este siglo, estaba al borde de la quiebra. Sin embargo, este mismo mes, su último título, Blasphemous, se ha colocado como líder de ventas en Steam -la plataforma online de entretenimiento digital más importante del mundo- el mismo día de su lanzamiento, compitiendo además con estrenos tan potentes como el del Gears 5, nada menos. ¿Cómo se ha obrado este pequeño milagro?

Una imagen del juego. Una imagen del juego.

Una imagen del juego.

"Aún no me explico del todo cómo funcionó tan bien la campaña", explicaba Mauricio García, CEO del estudio. Esa "campaña" de la que hablaba fue el recurso de los andaluces para salvar la empresa, subvencionando de paso su siguiente proyecto mediante la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Su éxito fue tan abrumador que batieron todos los récords de financiación colectiva de un videojuego en España.

Fue hace dos años cuando empezaron pidiendo la "módica" cantidad 50.000 dólares, dinero que recaudaron en menos de 24 horas, doblaron en las 24 horas siguientes y finalmente terminaron llevándose nada menos que 333.246 dólares de 10.000 patrocinadores, una buena prueba del impacto que causó en la comunidad gamer este arriesgado proyecto independiente.

Una imagen del juego. Una imagen del juego.

Una imagen del juego.

¿Pero en qué consiste esta propuesta? Como ellos mismo la describen en Steam, "Blasphemous es un juego de acción y plataformas sin piedad que combina el ritmo rápido y el combate de un hack-n-slash con una narrativa profunda y evocadora, presentada explorando un universo enorme compuesto por niveles no lineales".

Pero lo que no cuentan en esa breve descripción es su principal singularidad: el uso de la iconografía cristiana y de la Semana Santa sevillana para crear su propio mundo de pecados y pesadillas. Por ejemplo, la espada del Penitente se conoce bajo el nombre de Mea Culpa y es la herramienta principal para purgar a los enemigos. Aunque el jugador dispone de otros elementos de lo más católico para mejorar al personaje, como por ejemplo reliquias, rosarios o plegarias.

Una imagen del juego. Una imagen del juego.

Una imagen del juego.

Con un peculiar y muy logrado estilo pixel art, el juego, que ya ha sido calificado como el Dark Souls español, evoca a clásicos de las plataformas como Castlevania o Metroid. De hecho, algunas críticas maliciosas han pretendido desprestigiarlo incluyéndolo en el subgénero Metroidvania, un concepto híbrido que mezcla ambas sagas de videojuegos.

Pero Blasphemous va más allá por su originalidad, por sus siempre bienvenidas referencias culturales patrias y, en definitiva, y esto acaba siendo lo más importante, por su jugabilidad. El guerrero con capirote de nazareno que protagoniza el título se enfrenta en la oscura tierra gótica de Cvstodia a procesiones enteras y monjas malvadas usando devastadores combos y brutales ejecuciones mientras recorre bibliotecas, catacumbas y conventos. ¿Suena tentador?

Una imagen del juego. Una imagen del juego.

Una imagen del juego.

Pero yendo más allá... ¿Cuáles son las claves del éxito de este proyecto, capaz de sobrevivir a más de dos años de intenso hype? ¿La nostalgia de las dos dimensiones y el píxel gordo? ¿El renovado gusto por la fantasía? Sea como sea, sin duda es una gran noticia para nuestra industria que a buen seguro provocará que más estudios intenten emular su buen hacer en títulos venideros. Ojalá lo consigan.

Blasphemous ya está disponible en formato digital para PS4, Xbox One, PC y Nintendo Switch

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios