Menores en acogida Aldaima: Se buscan familias para ‘rescatar’ niños

  • En Granada provincia hay actualmente 325 menores tutelados y en acogimiento familiar

  • Este año, un total de 51 casos han sido derivados desde la Junta a Aldaima

Se buscan familias para ‘rescatar’ niños Se buscan familias para ‘rescatar’ niños

Se buscan familias para ‘rescatar’ niños

Granada necesita familias de acogida que ‘rescaten’ a niños que llegan de situaciones complicadas, tanto por desatención como por casos de maltrato o abusos sexuales, entre otras causas, que han vivido en su núcleo familiar biológico. En concreto, ahora mismo se necesitan doce. No es una cifra que pueda parecer desorbitada a simple vista, pero sí lo es cuando se conoce el proceso de selección por el que hay que pasar para encontrar la familia perfecta para cuidar a cada niño y tratar con su mochila emocional.

"No son niños problemáticos, son niños que tienen con problemas", asegura Loli Moreno

De ello se encarga la asociación Aldaima (entidad colaboradora con el Servicio de Protección de menores de la Junta) desde donde una de sus trabajadoras, Karima El Harchi, explica que cada niño trae unas experiencias que, además de complicadas, son distintas en casa caso y puede haber de todo, desde aquellos con discapacidad o trastornos, sobre todo el de conducta, lo que hace necesaria una atención concreta. Esto obliga a que la administración pública tenga una bolsa de familias de acogida tan amplia como se pueda.

En concreto, según el Servicio de Protección de Menores, actualmente hay doce menores esperando en Centros de Protección a ser acogidos por familias de la provincia. Siete de ellos en la modalidad de permanente, seis con de ellos con perfil de acogimiento familiar especializado y cinco en acogimiento de urgencia o temporal.Pese a que pueda creerse que existe una ‘leyenda’ de que estos niños son problemáticos, personas como Loli Moreno, familia de acogida, opina completamente lo contrario.

“No son niños problemáticos, son niños que tienen problemas”. Esta mujer de 62 años y maestra logopeda tiene experiencia sobrada ya que por su hogar han pasado dos niños en los 6 años que lleva siendo familia de acogida. Javier (nombre ficticio) lleva con ella 16 meses y la anterior niña pasó un año y medio con ella. En los casos de acogida temporal este es el tiempo máximo (aunque es prorrogable en algunos casos) antes de que el menor o regrese a su hogar biológico o pase a estar en acogida permanente.

El caso de Loli es singular, pero no por su edad o porque sea una familia monoparental, sino porque se dedica a la acogida temporal ‘especializada’, es decir, los niños que llegan a su cuidado vienen de situaciones especialmente complicadas y tienen unas necesidades concretas por su preparación como maestra logopeda. En la actualidad, en la provincia de Granada hay 325 menores tutelados por la entidad pública (sin contar con los Menores Extranjeros No Acompañados) en régimen de acogimiento familiar y de ellos, Aldaima lleva el seguimiento de 313.

A Aldaima han llegado familias de todo tipo

En familia extensa hay 152 menores (casos en los que el niño vive con algún familiar biológico) y en familia ajena 161. Este año, 51 menores han sido derivados a Aldaima, 33 ellos para búsqueda de familia ajena y 18 para seguimiento en extensa.

“No podría explicar por qué me convertí en familia de acogida, jamás lo había pensado y un día surgió de la forma más tonta: cogiendo un folleto de la asociación Aldaima tras darme un sofoco”, explica esta granadina que no sabía de la existencia de este tipo de ayuda.

El primer niño llegar tras pasar el proceso de criba y valoración, para ella fácil de superar. Cuando Loli habla, lo hace usando el término “mis niños” y explica que pese a todas las dificultades que pueda traer la adaptación lo seguirá haciendo muchas veces vez más. La parte negativa que ella señala es la despedida: “el día que se van te mueres”, aunque dice, que es algo ante lo que hay que concienciarse tanto la familia como el propio niño.

En cuanto al perfil de la familia, El Harchi sostiene que hay de todo y todo el mundo es bienvenido. Hasta Aldaima se han acercado familias monoparentales con o sin hijos, biparentales con o sin hijos y homoparental (sobre todo hombres). En estructura familiar tienen toda la paleta y en cuanto al nivel socioeconómico también hay de todo. “No hay que ser rico”, resume Loli, simplemente poder hacerse cargo “de que si el niño necesita unas gafas de, poder comprárselas al día siguiente”. Por otro lado, existe la remuneración que corre a cargo de la Junta y que en según el caso, a la familia se le asigna entre 300 y 900 euros dependiendo de las necesidades del niño.

Necesitamos muchas familias, todas las posibles porque para cada niño hay una familia ideal”, dice la profesional de Aldaima. De ahí el valor de la diversidad, que les va a proporcionar poder hacer una selección de la familia más idónea para ese niño.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios