Vivir

Expertos de la UGR apuntan a que la conducta violenta en niños nace de la falta de autoestima

  • Aquellos con buen concepto de sí mismos tienden a ponerse en el lugar del compañero

Expertos de la UGR apuntan a que la conducta violenta en niños nace de la falta de autoestima Expertos de la UGR apuntan a que la conducta violenta en niños nace de la falta de autoestima

Expertos de la UGR apuntan a que la conducta violenta en niños nace de la falta de autoestima / R. G.

Investigadores de las Universidades de Granada y Almería han relacionado las conductas violentas de los escolares con el concepto que tienen sobre sí mismos y su capacidad de empatizar y los resultados de su investigación apuntan que aquéllos que se valoran de forma positiva y cuentan con mayor capacidad para ponerse en el lugar del otro, tienen menos posibilidad de agredir o ser agredidos.

Atendiendo a los resultados obtenidos, los investigadores proponen el autoconcepto como el factor psicológico en el que se debe trabajar desde una edad temprana para prevenir el comportamiento violento derivado de una internalización negativa del yo, informan desde la Fundación Descubre.

El estudio confirma los resultados obtenidos en otros trabajos sobre el tipo de violencia que ejercen chicos y chicas. Ellos practican más la violencia manifiesta, que surge cuando hay algún tipo de agresión física o verbal, como golpear o insultar a un compañero directamente y en la se puede identificar al agresor. Ellas ejercen más la relacional, referida a los comportamientos que provocan la exclusión de un miembro del grupo de iguales y en los que el agresor puede permanecer anónimo.

“Los programas de intervención educativa deben promover la percepción positiva que el escolar tiene de sí mismo en sus diferentes dimensiones. Es importante trabajar la empatía como una habilidad social, que ayudará a los posibles agresores a ponerse en el lugar de la víctima, disminuyendo la prevalencia de estos comportamientos violentos”, indica a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Granada Manuel Castro, autor del artículo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios