Vivir

Granada viaja a su pasado medieval

  • El Centro acoge Los Zocos de Al-Ándalus, un mercadillo con actividades rescatadas del pasado

Granada viaja a su pasado medieval Granada viaja a su pasado medieval

Granada viaja a su pasado medieval

Las calles del centro de Granada han viajado hasta la Edad Media. Desde el pasado viernes granadinos y visitantes pueden disfrutar de Los Zocos de Al-Ándalus, un mercadillo medieval que reúne los oficios, la cultura, la tradición, la gastronomía, los juegos y la música de este periodo histórico que ha transformado las plazas más emblemáticas de la ciudad.

La plaza de la Romanilla es una de ellas. La colocación de coloridos puestos con artículos del pasado y telas transformó completamente el ambiente, dejando estampas de enorme belleza con vistas a la Catedral. También aquí, multitud de granadinos se acercaron para contemplar las más de veinte aves que la empresa La Fragua de Vulcano ha traído hasta este peculiar zoco enmarcado en Las Rutas de El legado andalusí, itinerario cultural del Consejo de Europa.

Juan Tébar, natural de Albacete, es el cetrero y propietario de estas aves que causaron furor. Búhos, cuervos, águilas, lechuzas son sólo algunas de las especies que este hombre ha traído a Granada. Mientras lo cuenta, sostiene con su brazo vestido de cuero un halcón peregrino que muchos desean tocar. Se trata de un ave que le acompaña desde hace dieciséis años y que se encuentra en plena jubilación. Hasta ahora ha "trabajado" en aeropuertos realizando controles de plagas. Según cuenta, su trabajo con las aves comenzó como una afición para convertirse en su forma de vida.

Cría los animales desde que son polluelos. "Se empieza desde pequeño, se le enseña a comer, después se inicia en la caza. Pero además cada año aprenden nuevas técnicas sobre vuelo".

En el caso de que se escape, dado que están considerados como animales domésticos, cuenta con un radiotransmisor, pues el propietario es el responsable del animal. Mientras cuenta todo esto, de repente aparecen por plaza Pescadería un conjunto de bailarines vestidos a todo color. Se trata de los protagonistas de uno de los pasacalles musicales que recorren estos días la capital.

En otro punto del Zoco Al-Ándalus, un conjunto de niños ríe subido a una noria de madera. Otros juegan a un ajedrez gigante. Allí también tiene su puesto Brassam, un palestino que realiza artesanía con madera de olivo. "Llevo treinta años trabajando con esta madera. Esta técnica la aprendemos de generación en generación en mi familia", destaca Brassam, que tiene en su puesto todo tipo de artículos, cucharas, morteros, ensaladeras, etcétera.

Hoy será el último día de este peculiar zoco. Entre las 11:00 y las 22:00 se sucederán multitud de actividades como el Pasacalles Musical Antiguo Al-Andalus, el espectáculo poético "Los versos del ingenio", a las 12:30 en la Plaza Bib-Rambla, o el pasacalles El Califa Malafifa a las 14:00. Además de otras actividades, a las 13:00 y a las 19:00 habrá exhibición de aves rapaces en La Romanilla y pasacalles del Reino Nazarí al Zirí a las 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios