Patrimonio

El Patronato de la Alhambra restaura las 'Casas del Partal' de Isidoro Marín

  • La acuarela de hace un siglo sirvió para tener una copia de los relevantes frescos nazaríes

Estas pinturas resultan muy interesantes para saber cosas de la época nazarí como vestimentas o fiestas Estas pinturas resultan muy interesantes para saber cosas de la época nazarí como vestimentas o fiestas

Estas pinturas resultan muy interesantes para saber cosas de la época nazarí como vestimentas o fiestas / G. H.

El Patronato de la Alhambra y Generalife ha restaurado una acuarela del pintor granadino Isidoro Marín que reproduce a escala real y en color las pinturas encontradas en 1908 en las llamadas Casas del Partal y que constituyen un ejemplo único de la pintura figurativa.

La obra, incluida en la colección de dibujos del Archivo del Patronato de la Alhambra y Generalife, fue encargada al autor granadino en el año 1921 -justo hace 100 años- "con el fin de contar con una copia de los frescos nazaríes, ya que en ese momento no existía fotografía a color y había un gran interés en documentar la intensidad cromática y el estado de conservación de las pinturas halladas junto a la Torre de las Damas", ha destacado este jueves la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Rocío Díaz.

La actuación, ha detallado Díaz, ha tenido una inversión total de 13.590 euros y ha permitido consolidar este bien cultural, "recuperar su visión estética y paralizar el avance de la degradación de los materiales que la componen". Para ello, los técnicos han tratado los deterioros más comunes que presentaba la obra, como deformaciones, manchas, pérdida de consistencia o humedades.

Estas pinturas resultan muy interesantes para reconstruir aspectos de la vida en época nazarí, desde las vestimentas que se llevaban hasta cómo podía ser una fiesta. Realizadas en la primera mitad del siglo XIV, están pintadas al temple sobre estuco y se dividen en tres frisos: el inferior, con escenas de caza; el intermedio, botín y regreso al campamento; y el friso superior con escenas festivas.

Isidoro Marín fue un pintor granadino que falleció pocos años después del encargo y que se desempeñó también como ceramista y restaurador. Una suerte de 'renacentista' en ese periodo que va del XIX al XX y que, entre otras cosas, fue un gran conservador de la Alhambra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios