alternativas estivales

Vacaciones animales en la ciudad

  • Llega el verano y las mascotas, como sus dueños, descansan, sufren las temperaturas de récord y requieren cuidados especiales

'Milú', 'Káiser' y 'Crown', de paseo con sus dueños. 'Milú', 'Káiser' y 'Crown', de paseo con sus dueños.

'Milú', 'Káiser' y 'Crown', de paseo con sus dueños. / reportaje gráfico: barrionuevo

Se acerca septiembre, pero para muchos las vacaciones acaban de empezar. Todo el verano observando el ir y venir de los amigos para que, finalmente, el trabajo realizado traiga consigo una recompensa en forma de una semana de estancia en algún entorno paradisiaco. La maleta ya está sobre la cama, abierta, esperando a ser llenada de prendas que encajen con el clima del destino escogido. Sin embargo, de todos los artículos y útiles posibles que llevarse en vacaciones sólo hay uno verdaderamente indispensable, y, en la mayoría de los casos, ni si quiera cabe en una bolsa de viaje. Porque, y ésta será una estampa fácilmente reconocible, hay ojos que estudian con más precisión que nadie el proceso de preparación prevacacional. A los pies de la cama, soltando un ladrido de vez en cuando, encima o incluso dentro de la maleta, llenando de pelos los enseres y las mudas limpias.

En Granada, las mascotas sufren el calor estival igual que sus dueños e intentan sobrellevarlo como mejor pueden, algo que suele dejar simpáticas imágenes como perros remojándose en fuentes, gatos apoyados en los balcones en busca de alguna corriente de aire o tortugas en eterno descanso sobre las piedras de su terrario. Fuera de casa, no es difícil encontrar grupos de perros con sus dueños en algún parque al atardecer, disfrutando de los últimos rayos de sol y de la bajada significativa que experimentan los termómetros al término del día.

La plataforma virtual Gudog es cada vez más utilizada para buscar alojamiento canino

Trinidad Molina, que sigue disfrutando de los dos meses de vacaciones que brinda la enseñanza, recuerda que hace poco llegó a su casa y encontró a su mascota, un perro de aguas llamado Argo, panza arriba sobre un gran charco de agua que el propio animal había derramado para refrescarse. "Casi no me enfadé con él porque, con este calor, yo habría hecho lo mismo", dice entre risas. Y añade que en verano, si se va a algún lado de viaje, lo más normal es que lo deje al cuidado de alguien de confianza. "Sin embargo -afirma-, no durante más de dos semanas, porque al fin y al cabo puedes poner a la gente en un compromiso". Cuenta que ahora mismo ella se encuentra haciendo de canguro de la tortuga de unos amigos. ¿Hay conflicto entre su mascota y la invitada? "Ninguno, Josefina la tortuga es muy tranquila, y Argo la ignora", apunta Trinidad.

Al igual que ella, Vanessa Munzón se declara "amante de los bichos". En su casa, conviven pacíficamente dos gatas y un perro que recogió de una protectora. Según cuenta, sus animales comen mucho menos en verano, mientras que consumen bastante más agua que durante el invierno. Además, no tienen demasiada actividad debido al calor, que, por lo general, los adormila. En cuanto a Tijé, que significa suerte en griego clásico, explica que sale tres veces al día. "Sin duda, el paseo más largo es el de la noche, ya que es el momento en que menos calor hace", apunta. Además, agrega que siempre que el sitio lo permite, ella y su pareja se llevan al perro con ellos. Si no, confían en familiares para que se queden con él y con las gatas.

Sin embargo, siempre habrá familias que no puedan dejar a sus mascotas al cuidado de alguien cercano, por lo que cada vez están surgiendo más y más iniciativas de particulares y de empresas para hacerse cargo de ellas cuando los dueños lo necesitan. Un claro ejemplo de esto es Cansport, una residencia canina n la que se promete "cuidar a las mascotas como si de la nuestra se tratase".

Luisa Ortega, responsable de la gestión del establecimiento, afirma que este año se está dando una mayor afluencia de perros que en años pasados, pero sin alcanzar los niveles de los previos a las crisis. En Cansport, cuenta Luisa, cada perro disfruta de un chenil particular, así como de paseos individuales. Como consejo, la encargada hace hincapié en que en verano hay que prestar más atención al apetito de los perros y mantenerlos siempre hidratados cambiando el agua con más frecuencia que en invierno.

A esta última opción se le suman otras promovidas por particulares, que deciden ponerse a disposición de los dueños en caso de que estos necesiten que alguien saque a pasear a sus perros o incluso prestarles hospedaje durante algunas noches. Blanca Rodríguez, graduada en Biología, lleva inscrita a la plataforma virtual Gudog dos años, de la cual tuvo constancia porque un amigo le habló de ella.

La joven afirma disfrutar cuidando de los perros y explica que comenzó porque necesitaba dinero para pagar el tratamiento de su mascota, que estaba enferma. "Decidí seguir y ahora, durante los puentes, Navidad y vacaciones de verano, suelo tener bastantes solicitudes", cuenta Blanca. Al igual que ella, Cristina Ortiz, estudiante de Veterinaria, se hizo la cuenta en la plataforma hace unos tres años y también tilda la experiencia de "muy buena".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios