GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cométe

Un gastrobar donde todos los sentidos bailan

Hacer virguerías en la restauración cada vez se torna más complicado. Nuevos conceptos gastronómicos se fusionan con los tradicionales, y conseguir un buen posicionamiento en el mercado no es solo cuestión de suerte. La hostelería en Granada cuenta con propuestas modernas con un toque de tradición y creatividad como es el caso de Filigrana Delicatessen, un local ubicado en el centro de la ciudad abierto más de 12 horas al día con sugerentes recomendaciones para el desayuno, el tapeo, la merienda, la cena y las copas.

Filigrana Delicatessen es una "apuesta por la excelencia y exclusividad en el sector", según comenta Álvaro Huertas, uno de los socios de este establecimiento. Él y su hermano Alejandro se estrenaron hace un par años en este área, provenientes de la construcción y la arquitectura, algo que se evidencia en la decoración del espacio, cuidada hasta el más mínimo detalle. En diferentes alturas el local brinda la oportunidad de elegir el lugar más apropiado según el gusto del cliente: un salón comedor en la parte superior desde el que se divisa la calle, gracias a un gran ventanal, y la parte inferior del bar y gastrobar; un sótano donde celebrar eventos, una terraza y otra semi exterior. Todo ello envuelto en un ambiente acogedor, que juega con las luces y la iluminación, que oscilan de intensidad según el momento del día. La decoración moderna y con motivos muy granadinos, "pueden recordar a los mosaicos de las paredes de la Alhambra, porque lo que queríamos era identificar nuestro local con la ciudad en la que estamos", resume Huertas.

Las filigranas son cosas delicadas y pulidas, como recoge la Rae. De hecho, es un concepto muy ligado al mundo del arte que usa este término como obra formada de hilos de oro y plata, unidos y soldados con mucha perfección y delicadez. "Nosotros hemos querido llevar este tipo de floritura a nuestra idea de la hostelería", comenta Álvaro Huertas, quien sostiene que "nuestra cocina es delicatessen, exclusiva y nuestras recetas son únicas". Así entre sus especialidades destacan la tosta de secreto, el atún a la plancha, el salmón marinado, el steak tartar, la pastela moruna o el carpaccio de buey, entre otros. De hecho, la carta va variando en el tiempo.

En el apartado de tapeo "nuestras tapas cambian a diario, así si vienes dos días seguidos podrás degustar diferentes sugerencias", asegura Javier Olmo, encargado, quien también hace referencia a las "estupendas meriendas de crepes y gofres de chocolate". Y añade, "en verano nuestra carta de mojitos también es muy admirada".

"La calidad en el servicio y el producto es nuestra filosofía", sostiene Huertas, que se muestra muy contento con el camino recorrido hasta ahora. De hecho, apunta que en los dos años que llevan abiertos han conseguido hacerse con una clientela fija importante, así como, atraer a turistas. Este buen hacer se centra en "que procuramos que el cliente se sienta como en casa", señala Javi Olmo.

En definitiva, ambiente, servicio y producto se dan la mano en Filigrana Delicatessen y ponen a bailar todos los sentidos, gracias a su atmósfera polivalante y a una amalgama de virguerías de nuestra tierra que seducen a cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios