Vivir

Una mudanza de alevines de trucha

  • La Junta libera a más de 2.000 peces en el río Poqueira para reforzar la población de esta especie

Los peces fueron trasladados en cubas de plástico desde la piscifactoría de Las Fuentes (Huéscar). Los peces fueron trasladados en cubas de plástico desde la piscifactoría de Las Fuentes (Huéscar).

Los peces fueron trasladados en cubas de plástico desde la piscifactoría de Las Fuentes (Huéscar). / g. h.

Más de 2.000 alevines de trucha común viven desde ayer en el río Poqueira. La Consejería de Medio Ambiente liberó a estos peces que fueron traslados en un conjunto de cubas de plástico cargadas de agua en una acción que forma parte de un programa de recuperación de esta especie.

El referido río fue el cauce elegido por técnicos de Medio Ambiente para la liberación de esos alevines de trucha común, con los que se viene a reforzar la población de esta especie ya existente en este curso.

La iniciativa, desarrollada en el marco de un programa de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ha realizado desde 2016 sueltas en los ríos Cacín, Guadalfeo, Dílar, Alcázar y Arroyo del Pueblo estos dos últimos en Lanteira.

La delegada de Medio Ambiente, Inmaculada Oria, asistió ayer a la suelta de los ejemplares. Durante su visita, Oria afirmó que la elección del río Poqueira se produjo al comprobar la escasez de ejemplares capturados en el tramo medio-bajo en los últimos años. Esta baja densidad puede deberse a la concatenación de varios azudes y saltos naturales infranqueables aguas arriba de la Central Eléctrica de Pampaneira, que impide el libre movimiento de las truchas y su conexión con el resto de la población del río.

La liberación se llevó a cabo en un punto intermedio, para facilitar la dispersión de los ejemplares, previniendo además la deriva de los mismos aguas abajo en caso de riadas.

Los alevines, que crecen ahora libres en este río, proceden de la Piscifactoría de Las Fuentes, ubicada en Huéscar, en donde se lleva a cabo la reproducción "ex situ" de distintas líneas genéticas de trucha común para su posterior suelta en el medio natural.

El objetivo de este programa es reforzar poblaciones ya existentes de la especie y reintroducir ejemplares en tramos históricos y potenciales para este salmónido, según detalló Oria.

Los ejemplares liberados nacieron a lo largo de este año en la piscifactoría, y son el resultado de la reproducción de ejemplares de trucha común adultos, trasladados a las instalaciones desde el Río Cacín y adaptados a su cría en cautividad.

Pertenecen a la misma la línea genética encontrada en ejemplares que de otros ríos granadinos como los situados en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama y los localizados en el Espacio Natural de Sierra Nevada.

En el marco del programa de recuperación que lleva a cabo la Junta desde el año 2005 se pretende devolver a esta especie de gran interés socio-económico a una situación de estabilidad ecológica, en equilibrio con las demandas actuales. Además, una de las medidas contempladas en este plan supone la reintroducción en aquellos tramos donde se tiene constancia histórica de su presencia y ha desaparecido por diversas causas, tanto humanas como naturales.

Antaño la trucha común abarcaba una gran extensión de los ríos, que por diversos problemas de conservación ha quedado en muchos casos recluida a los tramos altos donde la calidad del hábitat es la adecuada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios