Religión

El nuncio del papa en España, un fin de semana en la provincia de Granada

  • Monseñor Bernardito Auza bendice los actos por San Torcuato en Guadix

  • Es recibido por el alcalde accitano además de los de Baza y Huéscar

El alcalde de Guadix, Jesús Lorente, ejerció de anfitrión en la visita institucional del nuncio del papa en España, Monseñor Bernardito Auza, al Ayuntamiento accitano. El prelado se encuentra este fin de semana en la localidad del norte de la provincia para participar en los actos de San Torcuato, patrón de la ciudad episcopal, e inaugurar y bendecir una escultura del santo, acto que tuvo lugar en la tarde del sábado. Esta estatua presidirá una de las principales arterias de entrada a la ciudad de Guadix.

En el recibimiento estuvieron presentes el obispo de Guadix, Monseñor Francisco Jesús Orozco, el alcalde de Baza, Manuel Gavilán, la alcaldesa de Huéscar, Soledad Martínez, la jueza decana de Guadix, la corporación municipal, los jefes de la Guardia Civil, Policía Local y Bomberos. También acudieron el alcalde de Celanova, Antonio Puga, localidad orensana con la que está hermanada Guadix y donde se encuentran las reliquias de San Torcuato. También estuvo en la cita el diputado de la Xunta de Galicia, José Luis Ferro.

Tras saludar a las autoridades, el nuncio del papa en España visitado el edificio consistorial donde firmó en el Libro de Honor del Ayuntamiento de Guadix y pudo disfrutar de las magníficas vistas que ofrece el Balcón de los Corregidores. Una vez finalizada la visita, la comitiva, encabezada por el alcalde de Guadix, Jesús Lorente, se desplazó hasta la Catedral accitana para asistir a la misa pontifical presidida por el nuncio del papa en España y concelebrada por el obispo de Guadix en honor a San Torcuato.

Una vez finalizada la misa en el patio de la curia diocesana tuvo lugar la bendición del olivo de San Torcuato y la presentación del tondo conmemorativo, que representa la entrega de las reliquias de nuestro Patrón por el pueblo de Celanova a la ciudad de Guadix. Se trata de un gran medallón, en bronce, de casi dos metros, que será colocado en otra rotonda, aún por construir, junto al hospital y cerca de la ermita de San Lázaro, donde fueron recibidas esas reliquias en 1593. Es obra del artista accitano, José Amezcua.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios