Vivir en Verano

Aquel verano de 2011

  • Se ahogó la voz de Amy Winehouse y Libia despidió a golpes a Gadafi

Amy Winehouse, durante una actuación. Amy Winehouse, durante una actuación.

Amy Winehouse, durante una actuación. / Reuters

Fue un verano trágico para la música, desde muchos puntos de vista. La muerte de muchas cosas reales o convencionales. En primer lugar, la cantante británica Amy Winehouse fue encontrada muerta en su apartamento a los 27 años. La causa, según se supo después fue un colapso ante un síndrome de abstinencia de cualquiera sabe cuál de las variadas sustancias que consumía. La poseedora de una voz única, considerada ya entonces como una de las mujeres más influyentes en la música popular de los últimos tiempos, no sobrevivió ni siquiera a tres décadas de una vida agitada, turbulenta y con muchos problemas con el alcohol y las drogas. Sin embargo, su influencia es enorme, por su voz, por su reinterpretación del jazz y el soul, por su imagen de tatuajes y peinados. En definitiva, por su arte. Quizá su final fue el esperado, y quién sabe si la culminación de una forma de entender la vida y la música. Pero dejó demasiada poca obra. O no, quién sabe.

En España, una forma de entender y gestionar la profesión musical se rompió definitivamente cuando Teddy Bautista, ex rockero y director de la Sociedad General de Autores de España, SGAE, fue detenido por fraude y apropiación indebida. El presunto saqueo al que ex cantante y ex líder de Los Canarios sometió a la SGAE por malversación y mala gestión fue tasado por el juez del caso en 17 millones de euros.

Y Facundo Cabral, un cantautor argentino, filósofo, escritor y mil cosas más, fue asesinado en Guatemala. Al parecer, el autor de No soy de aquí ni soy de allá fue confundido por un sicario con un personaje relacionado con el narcotráfico, y acabó con su vida a balazos.

En España, Zapatero vivía, malvivía mejor dicho, sus últimos meses como presidente. En ese verano, el presidente socialista atacado y convulsionado por todas partes, convocó elecciones generales para el mes de noviembre. Él no se presentó como candidato y el cabeza de lista de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, terminó perdiendo claramente contra Mariano Rajoy, que logró mayoría absoluta para el Partido Popular.

El mundo estaba en plena convulsión con las revoluciones y cambios en los países árabes. Lo más gordo ocurrió en Libia, donde las tropas rebeldes acabaron con el gobierno del que había sido durante 42 años el máximo representante del poder en el país norteafricano. Muammar el Gadafi fue destituido ese verano y permaneció desaparecido hasta que fue localizado en octubre. Las fuerzas rebeldes lo ejecutaron en plena calle en lo que fue claramente un linchamiento. Libia sigue hoy en estado caótico de guerra civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios