Cristóbal Soria y Escribano dejan huella en su marcha

  • El club despide al delegado y lo sustituye por Juan Martagón y el endocrino decide seguir a Juan Ribas.

Comentarios 39

Dos figuras, cada uno en su parcela, con protagonismo en el Sevilla de los títulos no seguirán la próxima temporada. Cristóbal Soria y Antonio Escribano no formarán parte del nuevo proyecto, el primero por decisión del club y el segundo por iniciativa propia.

El delegado del primer equipo del Sevilla desde la temporada 2000-01 quedó desvinculado ayer del club después de que le fuera comunicada la decisión en una reunión llevada a cabo en el estadio que contó con la presencia del presidente, José María del Nido, y el subdirector general deportivo, Monchi.   

El Sevilla anunció por la tarde en un comunicado la decisión adoptada, así como el nombre del que será su sustituto como delegado del primer equipo, el ex futbolista Juan Martagón, quien hasta ahora realizaba funciones en la secretaría técnica. 

La marcha de Cristóbal Soria supone un cambio importante en el organigrama funcional del primer equipo, pues, más allá de que llevaba prestando sus servicios al club desde hace 11 años, la imagen que daba al exterior en los partidos, particularmente para los medios de Madrid, no dejaba indiferente a nadie. En parte, este estilo que generó, igualmente alabado siempre en foros locales, ha motivado su salida del club, en especial desde la polémica suscitada en el Sevilla-Villarreal de la pasada Liga, cuando los recogepelotas lanzaron balones al campo con el partido en juego, tras lo que Del Nido mostró su enfado públicamente en televisión prometiendo "depurar responsabilidades".

Al margen de este hecho que fue achacado a sus consignas, la labor de Soria fue siempre muy eficiente y tremendamente valorada por el club en general y por los entrenadores en particular. Su función de enlace con los árbitros fue muy respetada por éstos y sobre todo los futbolistas (en especial los recién aterrizados) encontraban mucho apoyo en su proceso de adaptación. Llegó junto a Caparrós, con quien coincidió en el Recre, y fue luego un escudero fiel de Juande Ramos, Manolo Jiménez, Antonio Álvarez y Gregorio Manzano. 

El Sevilla aclaró que Martagón no hará funciones de delegado de campo, para lo que tendrá que designar a una persona.   

La otra salida que se conoció ayer a través de muchodeporte.com, aunque el club tenía constancia de ello desde hace unos quince días, fue la de Antonio Escribano, especialista en endocrinología y nutrición que fue clave con sus métodos en la llegada de los títulos desde su desembarco en 2004 de la mano de Juan Ribas. Precisamente la decisión de éste de dejar la jefatura de los servicios médicos, noticia que desveló Diario de Sevilla a finales de mayo, ha sido lo que ha motivado la medida de Escribano de no prorrogar su contrato, que terminaba el 30 de junio. El endocrino, que añadirá este año al Atlético a los clubes a los que presta asesoramiento, ha creído que su posición en el Sevilla estaba ligada a Ribas y ha tomado esta decisión animado también por el hecho de que el nuevo cuerpo técnico igualmente trabaja el aspecto de la nutrición de manera especial, aunque con otros métodos, lo que, a su juicio, podía hacer que se sintiera incómodo en el club. No obstante, Escribano deja la puerta abierta a un regreso en el futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios