Gracias, Lucas

Por haberte metido en la boca del lobo, por luchar por una salvación que sabías imposible