Ponga la mente en blanco

Propuesta. Una de las mejores opciones para refrescarse en el verano es una copa de un buen vino blanco. Dejar que su sabor conquiste nuestro paladar y su color los rayos del sol.