Cuenta atrás para Escudé, Luis Fabiano y Kone

  • Jesús Navas se ha convertido en el jugador más determinante del ataque sevillista, en el que ya marca goles decisivos · Su aportación es clave y es el jugador de campo con más minutosEl francés y el brasileño no paran ni en los dos días de descanso para llegar a la cita copera

La importantísima victoria del Sevilla sobre el Atlético tiene un nombre propio, Jesús Navas. El portentoso extremo diestro venía reclamando los focos y los grandes titulares desde hacía tiempo. Ya lo había logrado al convertirse en el jugador que más pases de gol ha dado hasta ahora en la Liga. Sus 11 asistencias han ensombrecido en esa faceta a jugadores de talla mundial como Xavi, Messi o su ex compañero Daniel. Y encima ahora ha logrado algo en lo que antes no había tenido fortuna, marcar un gol decisivo.

Su excelente golpeo con el exterior en el minuto 87 ante Leo Franco puede tener una trascendencia clave, como la tuvo la derrota del pasado curso ante el mismo rival. Es el tercer gol que marca Jesús Navas esta Liga, el primero determinante, pues antes había hecho dos bellísimos tantos, a Valladolid y Osasuna, que sólo dejaron en el casillero del Sevilla un punto entre los dos. La fortuna le estaba dando la espalda en ese sentido a su encomiable esfuerzo y a su fe en todos los encuentros hasta que el árbitro da el pitido final. Nunca antes se rinde el palaciego, al que sus compañeros continúan llamando el niño pese a que tiene galones de capitán general en el equipo. El niño se ha hecho hombre y no sólo por el gol del sábado.

Jesús Navas se ha convertido en el jugador más determinante del ataque sevillista. Todos los goleadores del equipo tienen que agradecerle algún pase y su enorme fe se ha visto compensada con las dos últimas asistencia que dio a Kanoute en el tramo final del encuentro ante el Espanyol y con el gol ante el Atlético.

Y esa fe, esa enorme pujanza desde el principio hasta el final por mucha resistencia que oponga el rival, la contagia a los compañeros. Abel Resino, por ejemplo, situó a dos laterales en su banda izquierda, Pernía y Antonio López, en un episodio más del enorme respeto que se tiene en España al menudo atacante.

No queda ahí su decisivo rol en el equipo. Es el jugador de campo que acumula más minutos. En 22 partidos acumula 1.875, casi medio tiempo más que su inmediato perseguidor en esta faceta, Squillaci, que suma 1.827. Sólo el capitán Palop ha jugado más que Jesús Navas hasta ahora y este dato pone en evidencia la importancia que tiene dentro del plantel.

La aportación de Jesús Navas no se queda en el apartado ofensivo, su evidente y enorme baza. Su compromiso es tal que es el tercer jugador más tarjeteado del Sevilla, por detrás de Fernando Navarro, que acumula diez amarillas, y Duscher, con siete. El palaciego acumula seis, las mismas que Luis Fabiano pero de distinto corte. Él mismo reconoce que se ve obligado a hacer faltas para cortar contragolpes dentro de su gran trabajo destructivo y sus ayudas en defensa.

Además, es la gran referencia para todos los jóvenes jugadores que van llegando al primer equipo. Sea quien sea el interlocutor, sea de Riotinto como José Carlos, almeriense como Diego Capel o bonaerense como Fazio y Acosta, el espejo en el que se miran en el Sevilla responde por Jesús Navas, quien a sus 23 años es la referencia para un grupo de jugadores muy jóvenes sobre los que la dirección deportiva está construyendo un equipo de futuro. Un equipo que cuenta con un jugador incombustible que siempre se ofrece para tirar del grupo, con los galones de su talento, su ambición y su compromiso.

El cuerpo técnico del Sevilla está muy pendiente de la evolución de dos jugadores que se han marcado la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey como el día de su regreso al equipo. Escudé y Luis Fabiano tienen el 4 de marzo entre ceja y ceja como la fecha en la que desean volver a jugar para ayudar en una cita de tal trascendencia, la más importante en los dos últimos años. Ayer, por ejemplo, ambos estuvieron en la ciudad deportiva realizando trabajo de recuperación con la ayuda de los fisioterapeutas y hoy continuará con sus ejercicios de puesta a punto con la ayuda del recuperador Sergio Domínguez. Ambos aprovecherán los dos día de asueto que tiene la plantilla para adelantar plazos en su particular cuenta atrás.

En similar caso se encuentra Kone, que hoy comenzará a trabajar con absoluta normalidad después de una primera semana de contacto con el fútbol y con el grupo. Hasta ahora, Kone realizaba ejercicios adaptados tras su largo periodo de baja. Se colocaba un peto distintivo, jugaba por libre y tenía consigna de evitar los choques, mientras los compañeros le hacían una presión comedida durante los partidillos. A partir de ahora, comenzará a emplearse a fondo, para ir perdiendo el miedo lógico después de una lesión tan grave como la que sufrió.

Es difícil que pueda ser convocado para la doble cita de Bilbao, pero nada es descartable y todo va a depender de que el costamarfileño vaya cogiendo el ritmo necesario de competición.

Más prisas tienen Escudé, tras la lesión en el bíceps femoral que sufrió el 7 de febrero en el derbi, y Luis Fabiano, con un esguince de rodilla que sufrió al final del Sevilla-Valencia de Copa, el 29 de enero. En el caso del brasileño,que estuvo un par de semanas en Sao Paulo en el inicio de su rehabilitación, los brotes de fiebre que sufrió la semana pasada han retrasado algo su recuperación. Pero ambos comenzarán hoy una nueva fase que coincide con la semana clave antes de las dos citas de San Mamés. Evidentemente, están descartados para el partido de Liga. Otra cosa es la Copa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios