El mensaje zanahoria

  • Del Nido pasa en una semana del palo a la bendición dentro de la desconcertante tarea de provocar reacciones positivas en la plantilla · "El Sevilla volverá a ser de Champions", dice.

Comentarios 3

Detectado el problema, el brazo armado de este Sevilla -léase Del Nido, Míchel y Monchi- se devana los sesos para acertar con los mensajes y lo atinado de éstos en la tarea de que lleguen acertadamente a sus destinatarios y hagan el efecto esperado. Mejor dicho, son dos los protagonistas de este triunvirato los que se están quemando en esta tarea, porque el subdirector general deportivo hace tiempo que no ofrece ni versión ni parecer sobre los malos resultados de una plantilla que él ha diseñado.

Pero Míchel y Del Nido, sí. Y lo hacen cíclicamente optando por el palo y la zanahoria, a veces intercambiándolos hasta en la misma semana, como en la presente, pero la verdad es que la plantilla ha tenido respuestas dispares tanto para una como para otra modalidad. Y ello provoca a veces que no sepan qué camino tomar.

El presidente utilizó a principios de semana duras palabras para referirse a la imagen de su equipo en el Vicente Calderón, interrumpiendo el protocolo previsto para un acto en el que no iba a hacer declaraciones. "La imagen lamentable y desastrosa fuera de casa" de la que hablaba Del Nido en la presentación de una campaña de integración destinada a ciudadanos extranjeros ilustraba el enfado del primero de los sevillistas y la preocupación sobre el rumbo a tomar por el equipo de Míchel en una temporada en la que la clasificación para una competición europea se hace imprescindible para cuadrar los presupuestos.

Con el partido de Copa en Cornellá por medio, Del Nido vuelve al mensaje zanahoria buscando una respuesta en un equipo mermado en esta ocasión por las bajas. El presidente, quizá obligado por el foro en el que las hizo, pronunció unas palabras con reminiscencias de aquel Sevilla que una vez, no hace mucho, fue grande. Fue en la cena anual de la Asociación José Ramón Cisneros, una reunión de sevillistas de cuna, donde el máximo mandatario blanco dijo una frase a sabiendas de lo que encierra y de que tendría su conveniente eco hasta llegar a la plantilla. "Nuestro Sevilla volverá a ser de Champions", indicó el viernes por la noche en el club Antares, donde esta reunión de sevillistas premió a Fernando Navarro por su trayectoria como jugador nervionense. Al lateral catalán también le dedicó unas palabras, que también recordaban al Sevilla de los títulos: "Yo, en la época de los grandes títulos, de ese grandísimo equipo que consiguió en quince meses cinco títulos, tres de ellos internacionales, y que tenía estrellas mundiales, me indentificaba con Pep Martí porque, como sevillista de cuna, quería jugadores que tuvieran casta, gallardía, amor propio y que disputara cada balón como si les fuera la vida. Hoy se premia a un futbolista que entrega todo lo que tiene en un terreno de juego. Por eso te doy mi enhorabuena, Fernando".

El mensaje en las vísperas del Sevilla-Valladolid es el mensaje zanahoria. El próximo, que será en la Junta General de Accionistas, será una mezcla de todo porque habrá que hacer recuento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios