La salsa idónea para Del Nido

  • La Junta de Accionistas llega en plena crisis deportiva y con muchas dudas sobre la planificación · El presidente podría silenciar tanto runrún con alguna sorpresa de relumbrón

Comentarios 16

La Junta General de Accionistas del Sevilla F.C. S.A.D. viene siendo una balsa de aceite en los últimos años, concretamente desde que José María del Nido se hizo con la nave sevillista. El constante crecimiento económico y deportivo del club desde que el abogado sevillano se hiciera con las riendas de un club que intentaba reflotarse tras años de deriva ha ayudado a esta realidad. Sin embargo, este año llega la asamblea de accionistas envuelta en muchas dudas, que van desde la planificación hasta lo económico. Evidentemente, la depresión de juego y resultados del equipo en las últimas semanas ayuda a este estado de cosas, en el que todo cobra una dimensión negativa mayor. Pero es en este tipo de situaciones donde Del Nido se desenvuelve como pez en el agua.

La publicación por un diario deportivo de la escapada de Zokora y Romaric en la previa del Barcelona-Sevilla, con la consiguiente regañina del presidente y la multa del club, no hace sino condimentar aún más un guiso que ya tenía mucha sustancia. El runrún ha ido creciendo desde los graves errores en la planificación que ha habido este verano, desde la continuidad de Antonio Álvarez en el banquillo y su posterior destitución hasta la elección de un futbolista lesionado, Guarente, para paliar el grave déficit que viene sufriendo la plantilla sevillista en el centro del campo de unos años acá. Eso en cuanto a lo deportivo, a lo que se ha sumado a última hora el conocimiento público de la nueva grave indisciplina de dos jugadores con antecedentes en las salidas nocturnas. Dos futbolistas, curiosamente, fichados para solucionar el problema deportivo del centro del campo.

En lo económico también tendrá mucha miga la Junta a la que están citados hoy los accionistas del Sevilla, en el hotel Los Lebreros a las 17:30 en primera convocatoria. Después de varios años de bonanza, el Sevilla se agarrará a un enjuto superávit que nada tendrá que ver con el de los dos cursos anteriores, por señalar los dos últimos precedentes. Evidentemente, lo deportivo también ha tenido que ver, por cuanto el presupuesto del curso anterior entendía que el Sevilla debía llegar a cuartos de final de la Champions para enjugar las cuentas de modo positivo. El CSKA lo impidió como el Sporting de Braga también condicionará el presupuesto del presente ejercicio. El pasado dejará un superávit por octavo año consecutivo, como recordará hoy Del Nido, pero será sólo de 240.000 euros raspados, y en virtud de unos ingresos por cobrar por derechos de retransmisión televisiva, una fórmula habitual en los diferentes presupuestos que ha presentado el actual consejo del Sevilla. En cualquier caso, nada que ver con los 2,5 millones de euros del ejercicio de 2008 o los 16 millones de 2009, un curso en el que las ventas de Daniel, Poulsen y Keita ayudaron a un superávit histórico en la entidad nervionense.

En el apartado económico, también hay bastante expectación sobre la aclaración de lo que ha sido interpretado como una subida de sueldo de los altos ejecutivos del club, cuando en realidad el incremento en sus emolumentos se debe al reparto de primas por los éxitos deportivos del curso pasado: el título de Copa del Rey y el cuarto puesto. Este asunto dará que hablar, no obstante.

Ante todo este runrún no es nada descartable que Del Nido tenga alguna sorpresa de relumbrón. El año pasado, sin ir más lejos, ante la protesta de la Asociación de Pequeños Accionistas por la reforma de los Estatutos para que los presupuestos los apruebe el consejo directamente, Del Nido presentó a bombo y platillo la renovación y el blindaje de Perotti, entonces merodeado por Real Madrid o Manchester City. Ahora la marejada es mayor y mayor debería ser la sorpresa. ¿La renovación de Jesús Navas? Sería una gran noticia, pero antes el actual consejo debe aclarar algunos aspectos para que no crezca el descontento. Y Del Nido para eso es único.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios