"Me voy de un grande de Europa"

  • Renato, el extranjero con más partidos en el club de Nervión, se despide orgulloso y agradecido por haber pertenecido al gran equipo de los seis títulos · No vende su casa de Sevilla: "Esto es un punto y seguido".

Comentarios 8

Maresca, Luis Fabiano, Dragutinovic... y ayer Renato. Poco a poco, se despiden los grandes símbolos. El Sevilla de los títulos va quedando para los recuerdos, para esas fotos que colgaron orgullosos los peñistas en sus locales. Y de nuevo fue un adiós colmado de lágrimas. Lloró Renato, lo hizo su mujer y tanto Del Nido como Monchi, entre otros, aguantaron el tirón como pudieron mientras hablaba el brasileño o el vídeo de despedida glosaba sus momentos. El vídeo duró una barbaridad, es lo que tiene haber jugado 286 partidos con la camiseta del Sevilla, haber marcado 39 goles y haber conquistado seis títulos.

Del Nido introdujo el acto con su habitual estilo sentencioso: "En Renato se confunde la calidad deportiva y la humana. No hay mejor jugador en calidad humana que Renato en esta plantilla. Es un ejemplo para los jóvenes de la casa".

Y cuando le llegó el turno, el centrocampista se mostró agracedido, muy agradecido: "Fui afortunado y agradezco a Dios haberlos conocido porque la gente no aparece por casualidad en la vida de uno (...). Daniel Alves y Julio Baptista me ayudaron a adaptarme y se lo agradezco también. Han pasado los años y me he familiarizado con todos en la ciudad y en el club. La verdad es que aquí nos han acogido con los brazos abiertos".

Se acordó de esa afición que tanto calor le dio: "Quiero agradecer a los sevillistas el cariño que me ha brindado. También al beticismo que, a pesar de la rivalidad, estos días me han deseado suerte por la calle demostrando la rivalidad sana que hay en esta ciudad".

Por agradecer, agradeció hasta el trato de la prensa: "No sólo valen los halagos, de las críticas también se aprende y te ayudan a crecer. Nunca he entrado al trapo de nada, siempre he sido claro en mis declaraciones".

Su balance fue rotundo, como su legado: "He vivido un sueño. Crecí en este club, que hoy en día es un grande de Europa, respetado, y lo seguirá siendo. Me voy con la tranquilidad de dejarlo en competiciones europeas. Yo me voy, pero seguro que vendrán jugadores que harán crecer más al club".

¿Y cuáles son sus planes? "Voy a Brasil -al Botafogo- con el pensamiento de jugar hasta que aguanten las piernas. Después estoy a disposición del club para cuando quiera. Me ofrecieron entrenar a la cantera". Volverá cuando cuelgue las botas. De hecho, no vende su casa de Sevilla: "Será un punto y seguido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios