'Alejandrías, la mirada oblicua', un concepto distinto de espectáculo flamenco

  • La obra reinterpreta la historia de Alejandro Magno en un montaje "para el público de hoy"

La productora Elena Carrascal, de la compañía 8co80, ambicionaba llevar a escena un material tan potente como la vida de Alejandro Magno. Después de dos años trabajando en el proyecto ahora ve la luz Alejandrías, la mirada oblicua, un espectáculo flamenco que funde el jondo con algunos textos clásicos (De la vida y acciones de Alexandro el Grande, de Quinto Curcio Rufo, Vidas paralelas, de Plutarco, el Libro de Alexandre y La Iliada de Homero) y que se estrena hoy, a las 21:00, en el Teatro Central. Dirigida por David Montero y con coreografías de Juan Carlos Lérida, la obra está interpretada por Ana Malaver, narradora de la historia y responsable del papel de Olimpia, la madre del conquistador, en un reparto que incluye a el propio Lérida (Alejandro), Marco Vargas (Hefestión), Marcos Jiménez (Bagoas), y Chloé Brülé (Roxana).

Lérida expresó ayer que se pensó "mucho" aceptar el encargo debido a que en los montajes históricos "no se hacía un trabajo coherente con el tiempo actual". Pero en el proceso de creación colectiva -un proceso "muy divertido" en el que los intérpretes traducían "las imágenes que Elena nos daba como guión" y las "impresiones físicas" iniciales iban dando forma a los personajes- todos trabajaron para insuflarle modernidad al proyecto. "Hacer museología no tiene sentido. Es un espectáculo de hoy para el público de hoy", apunta David Montero sobre una apuesta que, entre otros desafíos, monta escenas de guerra con sólo cuatro bailarines. El cantaor Juan José Amador, que hace de Corifeo y que ha traducido a música algunas letras del Libro de Alexandre, garantiza que los amantes del flamenco saldrán felices del teatro. "Es un espectáculo contemporáneo, sí", reconoce, "pero yo le doy el toque de flamencura".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios