La complicidad de La Tobala y Pedro Sierra

  • La cantaora se presenta junto a su marido en el Espacio Santa Clara.

Dice Juana Salazar La Tobala (Sevilla, 1969) que cantar acompañada de Pedro Sierra, su marido, (Hospitalet, 1966) le da "seguridad" y, a la vez, "aunque suene cursi", "se engrandece el vínculo del amor". La cantaora, que brilló por bulerías como artista invitada del cuadro que ideó Rubén Olmo en la presentación de Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, del Ballet Flamenco de Andalucía en el Maestranza, acude esta noche junto a su marido, compositor, tocaor, creador de bandas sonoras y productor flamenco, al Espacio Santa Clara, a partir de las 23:00.

La magia del enclave, una de las sedes más bellas que se ha incorporado este año al programa de la Bienal, propiciará esa complicidad que se necesita en el escenario y que en su caso viene dada de casa.

Sierra, que ha sido las cuerdas de grandes nombres del baile y el cante flamenco como Javier Barón, Carmen Linares, Parrita, Farruco, Manuela Carrasco, Mario Maya e Israel Galván, entre otros, sabe que en este caso, las sensaciones sobre el escenario serán diferentes. "He acompañado a muchísimos cantaores pero con Juana es diferente; sé hasta el último detalle de su cante, dónde respira, dónde para... Yo creo que eso se transmite en el escenario y lo verá el público", apunta el compositor sobre el recital de cante y toque que, dijo, será "puro, sencillo, honrado y familiar". Y dice "puro" porque la propuesta se basará en "toques y cantes clásicos, en desuso" porque "en los últimos tiempos parecen que sólo existen tangos y bulerías", opinó el guitarrista, que la pasada primavera lanzó al mercado el disco El toque flamenco.

La Tobala, cuya carrera está jalonada de actuaciones acompañando el baile de figuras como Canales, Juana Amaya, Manuel Soler, Israel Galván o Joaquín Cortés, también defiende esa pureza como base del recital que cerrará la jornada en la Bienal: "Pienso cantar flamenco puro, sin fusión, el flamenco de la forma que lo sentimos nosotros". El concierto contará como broche final con "una pincelada de baile" de la mano de Jardanai -Juana en caló-, la hija de ambos intérpretes, que ha heredado la belleza de su madre y el arte de ambos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios