Las partes por el todo

España, 2010. Dirección: Jo Sol.

Se abre el telón y se ve a una mujer en un escenario de stand up comedy fingiendo un orgasmo. ¿Es un casting porno? ¿Un doblaje? ¿Un entrenamiento? No, es un concurso de orgasmos con el que arranca esta curiosa propuesta que aúna cine de ficción, documental, teatro y cabaret. Las expectativas de comicidad van aumentando según las féminas que suben al escenario, que se intercalan con reflexiones sobre por qué seguimos siendo hipócritas, grabadas como si la cámara no estuviera.

Cuando ya nada más que falta mi vecina Camerluchi con su famoso pepino, también se apuntan diversos hombres -para ser políticamente correcto en materia de igualdad- que nada tienen que envidar a sus contrincantes féminas. Sin embargo, lo que parecía ser un reportaje sobre sexo y mentiras en vídeo (sin cintas), una vuelta de tuerca inesperada nos desvía hacia temáticas de género frente a sexo y su relación con la identidad.

Aunque nos obliga a posicionaros, a reflexionar y a discutir, en el buen sentido del término, el tema que ocupa la película se agota rápidamente y se desinfla, pues el arte no puede reducirse a mostrar lo que hay, sino que crea de la nada una alternativa a la realidad.

El debate a veces resulta como un bucle en el tiempo, pues al final se cae en lo que precisamente se pretende criticar, esto es, en confundir las partes por el todo en el ser humano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios